jueves, 25 abril 2019
15:43
, última actualización
Local

Los padres confían en las exhumaciones

Dos matrimonios de Utrera tienen la esperanza de que las pruebas biológicas aclaren el supuesto robo de bebés

el 21 feb 2011 / 20:12 h.

TAGS:

Juan Amores y Felisa Sosa, el matrimonio de Utrera que presentó una de las primeras denuncias en Sevilla por la supuesta desaparición de bebés, acogió ayer como un paso adelante la decisión de la Fiscalía de Sevilla. "Parecía que no iba a haber investigación, pero paso a paso se está consiguiendo avanzar. El anuncio de la fiscal jefe, María José Segarra, parece síntoma de que se lo van a tomar en serio", según sentencia Amores.

El matrimonio, que denunció el supuesto robo de sus dos hijas gemelas hace 33 años, fue informado por el hospital Virgen del Rocío de que la documentación constataría que las niñas fueron enterradas. "Dicen que los restos de los niños fallecidos están en el patio de comunes, en el cementerio de Sevilla. No sé hasta dónde llegará la investigación, y si pedirán exhumar los cadáveres para analizar los restos y comprobar si corresponden a los niños que se supone que están enterrados", indicaron los padres, que solicitaron igualmente que se compruebe si hay "partes médicos o autopsias que son falsos". "Tenemos la esperanza de que la investigación llegue a buen puerto", resaltan.

Manuel Muñoz y Juana Román, otra pareja utrerana que ha denunciado la desaparición de uno de sus bebés, también gemelos, han puesto igualmente sus esperanzas en las pruebas biológicas que podrían realizarse a los restos de los chiquillos si éstos fuesen desenterrados: "Va a ser difícil demostrar si realmente fueron robados los niños, porque ha pasado mucho tiempo. Pero con pruebas de ADN se puede determinar si los huesos que hay en la fosa común del cementerio corresponden a alguna de las denuncias, aunque no sé si los restos óseos seguirán ahí o no", explicaba ayer Juana Román.

El matrimonio tiene "la esperanza de que la investigación dé sus frutos". "Si en mi caso dicen que nuestro hijo efectivamente murió y está enterrado, por lo menos seguro que habrá otros casos a los que sí satisfaga", considera Román, que se encuentra a la espera de recoger la documentación que debe presentar ante la Fiscalía para apoyar su denuncia.

  • 1