martes, 13 noviembre 2018
20:31
, última actualización
Local

Los recortes dejan la plantilla sanitaria al límite ante el verano

Los sindicatos ven con incertidumbre la cobertura estival ante la merma de contratos eventuales y la restricción en sustituciones.

el 09 jun 2012 / 17:43 h.

TAGS:

Urgencias del hospital Virgen Macarena.

Médicos de familia que atienden a una media de 70 pacientes diarios, enfermeras que cubren solas plantas de hospital con 30 enfermos, contratos eventuales cada vez de menos duración y por menos jornada o plantillas colchón reducidas en un 30% que no cubren las eventualidades de cada día en los centros de salud y hospitales por bajas médicas, permisos o vacaciones.

La versión oficial de la Junta es que, hasta ahora, ha mantenido la sanidad, la educación y los servicios sociales al margen de cualquier recorte, que sí llegarán en el plan de ajuste de inminente aplicación por imposición del Gobierno central, que prevé ahorrar 263 millones de euros en Sanidad en Andalucía.

Pero los sindicatos del ramo llevan meses denunciando un goteo de recortes de facto que van desde "escatimar" al máximo las sustituciones hasta la no renovación de los contratos eventuales de los que se sirve el sistema sanitario para cubrir incidencias. Denuncian una sobrecarga de trabajo que pone en riesgo la calidad asistencial y alertan de la "incertidumbre" con vistas al verano.

Como cada año, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) redistribuirá recursos para cubrir en las zonas turísticas el aumento de la demanda frente al descenso que registran ciudades como Sevilla, pero el distrito sanitario aún no ha comunicado una planificación que otros años ya estaba diseñada a estas alturas. Y los sindicatos alertan: las plantillas están tan al límite y las sustituciones tan restringidas que los hospitales cerrarán más alas de lo habitual y los centros de atención primaria restringirán su cobertura. A la espera de la comunicación oficial, organizaciones como CCOO y el sindicato de enfermería Satse manejan "información extraoficial" sobre la posible ampliación del cierre por la tarde de los ambulatorios de la capital -salvo los nueve que tienen consultas de urgencias- hasta mediados de septiembre. Este periódico preguntó a la Delegación provincial de Salud por la planificación del verano pero no obtuvo respuesta.

El plan de ajuste anunciado por la Junta recortará las nóminas de los sanitarios como las del resto de empleados públicos, un 5% en las retribuciones fijas y un 10% en los complementos que, en este sector, suponen de media la mitad de los sueldos, según las organizaciones sindicales. Estos recortes han soliviantado a los profesionales sanitarios, que esta semana han intensificado sus protestas con encierros de 24 horas en los hospitales de Valme y Macarena y cortes de carretera y que continuarán en los próximos días con varias manifestaciones convocadas ante el Palacio de San Telmo -sede de la Junta- y el Parlamento, después de que los sindicatos tildarán de "engaño", "farsa" y "pantomima" la reunión de la Mesa Sectorial de Sanidad convocada el viernes -UGT ni acudió- en la que, según denunciaron, no se pusieron alternativas sobre la mesa ni se aceptaron las propuestas sindicales para ahorrar sin tocar las nóminas. Los ánimos están caldeados porque el efecto en el bolsillo llega, según los sindicatos, tras el progresivo empeoramiento de las condiciones de trabajo.

La cobertura de bajas, permisos y vacaciones ha ido en descenso desde el año pasado y ha empeorado desde principios de 2012, según los sindicatos. "La prueba es que la bolsa de contratación no se está moviendo y la gente se sigue poniendo mala o se coge días", explica el secretario de Acción Sindical de la Federación sanitaria de CCOO-Sevilla, Luis González. La presidente provincial del Satse, Reyes Zabala, lo corrobora: "En los centros de atención primaria no se está cubriendo prácticamente nada y en los hospitales, desde noviembre del año pasado las bajas maternales -que en el SAS duran cinco meses- solo se cubren durante los cuatro meses que paga la Seguridad Social".

El sindicato de Enfermería apunta algunos datos sobre el efecto de estas restricciones. La ratio de pacientes por enfermero se ha duplicado de forma que si en Observación lo recomendable es que haya un enfermero cada ocho pacientes "ahora hay uno cada 10 o 12 e incluso con 14 como ocurre en la sala que se habilita cuando la de Observación del Macarena se satura" y en las plantas, donde lo ideal es uno por cada 15 camas (según las especialidades), "hay casos como la de Ginecología del Valme donde los domingos y festivos hay un enfermero para 30". También el Sindicato Médico de Sevilla (SMS) denuncia que en los ambulatorios, cuando un médico está de baja los pacientes de su consulta son repartidos entre el resto por lo que "cada médico está atendiendo hasta 70 pacientes al día", según el presidente provincial, Antonio Gutiérrez.

Además del personal fijo y de las contrataciones eventuales para cubrir puestos estructurales, el sistema sanitario cuenta desde hace años con una plantilla de continuidad asistencia, popularmente conocida como plantilla colchón. Son médicos, enfermeros y personal administrativo con contrato temporal que trabajan cada día en un puesto distinto según las necesidades de hospitales y centros de salud por bajas, permisos o eventualidades varias. En esta plantilla se ha producido un doble recorte tanto en el número de contratos como en la duración y jornada de éstos.

En mayo, el Satse denunció que de los 86 enfermeros que conformaban esta plantilla en la capital (un número que permanecía prácticamente inalterable desde 2010), solo se renovó el contrato a 68 y por un mes cuando hasta ahora lo habitual era que los contratos se renovaran cada seis o tres meses. En junio, según los datos de este sindicato, la merma ha sido aún mayor y solo se ha renovado a 14, de nuevo por un mes, por lo que se desconoce con cuántos efectivos de este tipo se contará este verano.

La situación no es exclusiva de este gremio. Según CCOO, en el caso de los médicos, ya en mayo se pasó de 67 a 47 y ahora a 14 y entre los auxiliares administrativos de 59 a 32 y actualmente a 13. Además, la mayoría de estos contratos no son a jornada completa sino al 75 o 60%. CCOO denuncia que en dos meses se han recortado 150 empleos con lo que "han dado la extremaunción" a esta plantilla colchón, por lo que según González "mucho nos tememos que en verano la entierren definitivamente" cuando se aplique la jornada laboral de 37,5 horas semanales impuesta por el Gobierno central a todos los empleados públicos.

Desde el Satse denuncian que en distritos sanitarios como Osuna, "en abril se terminó el contrato a los ocho trabajadores de la plantilla retén y no se ha renovado a nadie".

Los Presupuestos Generales del Estado imponen un límite a la tasa de reposición en sanidad, educación y servicios sociales del 10% (en el resto de servicios públicos no se puede cubrir ninguna vacante). En Sevilla, por ejemplo, este año se jubilarán 80 enfermeros, una matrona y siete fisioterapeutas, según datos del Satse. Solo se cubrirán ocho de las 80 plazas de enfermería y una del resto y, según el sindicato de Enfermería, a los sustitutos además "les hacen contratos por el 85% de la jornada". Zabala pone un ejemplo:"En Écija ya hay dos plazas, una por jubilación y otra por fallecimiento, que se han dejado sin cubrir".

La denuncia saltó en el Hospital Reina Sofía de Córdoba pero es una práctica que los sindicatos denuncia que se ha extendido:la gerencia de los hospitales ha dado instrucciones a médicos adjuntos y residentes de que no pueden hacer más de cuatro o cinco guardias al mes porque las demás no se les pagarán. Salud alega que este tipo de jornadas extras se reorganizan en función de las necesidades asistenciales, pero los sindicatos llaman la atención sobre esta restricción ahora cuando los casos y pacientes que hay que atender no han bajado.

  • 1