miércoles, 20 febrero 2019
14:37
, última actualización
Deportes

Los "Samurais azules": a priori una perita en dulce en el Grupo E

Japón, un equipo con vocación ofensiva y escasa contundencia, llega a Sudáfrica en su cuarta participación consecutiva en un Mundial de Fútbol, donde será a priori el más débil de su grupo.

el 08 jun 2010 / 13:12 h.

FICHA TÉCNICA

Entrenador: Takeshi Okada

Capitán: Yuji Nakazawa (32 años, Yokohama Marinos)

Palmarés: Campeón de la Copa Asiática: 1992, 2000, 2004

 

Su entrenador, Takeshi Okada, mantiene que Japón dará la campanada y llegará a semifinales, pero para ello tendrá que sudar la camiseta en el Grupo E, donde están tres equipos de mucha mayor potencia futbolísticas, Camerún, Dinamarca y Holanda.

Los "Samurai Azules", de edades comprendidas entre los 22 y los 34 años, viajan a Sudáfrica plagados de veteranos, como Shunsuke Nakamura, ex jugador del Espanyol y actual centrocampista del Yokohama Marinos, quien no está en su mejor forma tras su discreto paso por la Liga española.

Las esperanzas de gol las tiene puestas en una joven promesa: el delantero del Catania italiano Takayuki Morimoto, de 22 años, conocido como el "Ronaldo japonés" por su aspecto y agresividad, pero aún inexperto en las grandes competiciones internacionales.

La selección nipona está considerado como un buen equipo para los estándares asiáticos -fue uno de los primeros en clasificarse para la fase final y lo hizo con autoridad-, pero en Sudáfrica puede verse ahogada por el mayor físico y contundencia de sus rivales.

Juega con un estilo que quiere ser específicamente japonés, con movimientos cortos y rápidos, vocación ofensiva y bastante organización en el medio campo, su punto fuerte.

Además de Nakamura, los "Samurai Azules" tienen a centrocampistas como Yasuhito Endo, mejor jugador asiático en 2009; Junichi Inamoto, otro retornado a la J-League, y Daisuke Matsui, Makoto Hasebe y el joven Keisuke Honda, los tres últimos actualmente en ligas europeas.

Su gran debilidad es no obstante física pues a los nipones les falta envergadura y la defensa no es especialmente consistente, además de que responden de forma deficitaria a los contraataques, según reconoce el seleccionador.

Okada, de 53 años, se hizo cargo del equipo en noviembre de 2007 después de que su predecesor, el bosnio Ivica Osim, sufriese un infarto cerebral, y es actualmente muy discutido en Japón.

Takeshi Okada fue el primer entrenador que clasificó a Japón para un Mundial, el de Francia en 1998, donde los "azules" quedaron eliminados en primera ronda con tres derrotas, frente a Argentina, Croacia y Jamaica, sin marcar un solo gol.

Okada cree vital el primer encuentro, que la selección japonesa disputará frente a Camerún el 14 de junio, por el mazazo psicológico que podría suponer una derrota, teniendo por delante los partidos frente a Holanda (día 19) -el equipo que más teme- y Dinamarca (24).

De hecho, la única sorpresa de su lista de 23 jugadores fue la inclusión del portero Yoshikatsu Kawaguchi, que no ha jugado en toda la temporada por lesión, al que considera un motivador del vestuario en la que será su cuarta participación en un Mundial.

En total la selección nipona ha participado en tres Mundiales y siempre ha caído en primera ronda menos en la Copa que albergaron Japón y Corea del Sur, donde llegó a octavos.

Bajo la dirección del técnico francés Philippe Troussier, Japón ganó en primera ronda a Rusia y Túnez y empató contra Bélgica, para ser eliminado en octavos por Turquía por la mínima (0-1).

  • 1