miércoles, 20 febrero 2019
14:00
, última actualización
Deportes

Luis Oliver se reúne con Lopera para cerrar la compra de sus acciones

el 06 jul 2010 / 22:20 h.

El empresario navarro Luis Oliver, ex propietario del Xerez CD y el Cartagonova, a los que dejó al borde de la quiebra, volvió a reunirse ayer junto a su séquito de colaboradores con Manuel Ruiz de Lopera en sus oficinas de la calle Jabugo, donde aún permanecían al cierre de esta edición. Oliver comentó a sus allegados antes de la reunión que la compra del paquete de acciones que controla Lopera era ya un hecho, sólo a expensas de firmar los correspondientes contratos, lo que se presumía iba a hacer ayer.

A eso de las cinco y media de la tarde empezaron a llegar los hombres de Oliver a las oficinas de Lopera, y sobre las 19.45 lo hacía el ex dueño del Xerez, un personaje siniestro en el mundo del fútbol y con multitud de demandas judiciales por sus turbios negocios. Hace días, el propio Olivera filtró en Madrid que había cerrado prácticamente un acuerdo con Lopera para comprarle sus acciones por 20 millones de euros, y hacerse cargo, al tiempo, de los avales por importe de unos 45 millones que el máximo accionista dice tener puestos a disposición del Betis.

En las oficinas de Lopera estuvieron ayer durante toda la tarde y hasta bien entrada la madrugada el presidente José León y el secretario del consejo de administración del club bético, Jaime Rodríguez Sacristán, cuyas firmas también eran necesarias para validar la ‘transacción’.

León, por la mañana, durante la presentación de las camisetas del Betis, apenas pudo articular dos palabras con sentido, pues se le vio muy nervioso y excitado en la que era la primera comparecencia pública de un consejero bético tras el no ascenso. El aun presidente bético pidió a los periodistas que no le preguntaran nada y que ya hablaría “en unos días”.

Oposición en guardia. Los grupos opositores, mientras, cargan sus baterías jurídicas:ya alertaron al CSD sobre un posible cambio accionarial y este organismo debe dar el visto bueno a cualquier transacción que afecte a más del 5% del accionariado de la SAD, como es el caso. En el CSD no tenían hasta ayer noticias de que Lopera fuera a vender sus acciones. Luis Oliver tampoco se ha preocupado de preguntar en la delegación de Urbanismo sobre el estado del convenio de recalificacion de los aledaños del estadio, que puede reportar un buen puñado de millones al club. Le debe sobrar el dinero... o ser copartícipe de una pantomima, otra más. A Lopera lo denuncirán por alzamiento de bienes en cuanto firme un documento de venta. El culebrón continuará...

  • 1