lunes, 17 diciembre 2018
21:31
, última actualización
Economía

Margarita Bustamante deja la presidencia de Feragua tras seis años

El próximo 11 de diciembre, fecha en la que se celebrarán elecciones para designar al nuevo presidente.

el 01 dic 2014 / 18:17 h.

MARGARITA-BUSTAMANTEMargarita Bustamante, después de seis años al frente de la  asociación con más representación del regadío andaluz, dejará la  presidencia de la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía  (Feragua) el próximo 11 de diciembre, fecha en la que se celebrarán  elecciones para designar al nuevo presidente. Según indica Feragua en una nota, Bustamante accedió al cargo en  2008 y bajo su presidencia se han alcanzado "notables éxitos, logros  y avances en cuestiones de importancia capital para el interés de los  regantes andaluces". Entre ellas, ha citado "la oposición decidida y vehemente al  dragado del Guadalquivir, al menos en los plazos y condiciones  expuestas por la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento", al  considerar que, "sin un presupuesto y un calendario de actuaciones  que contemple de forma paralela el dragado la modernización del arroz  y la ejecución del proyecto de márgenes, se pone en riesgo el sistema  productivo, miles de puestos de trabajo y el equilibrio ambiental del  río". Otros de sus logros destacados ha sido "la lucha contra los  efectos del tarifazo eléctrico del Gobierno en agosto de 2013,  primero abanderando una protesta masiva que concentró a más de 7.000  regantes de toda Andalucía, y luego impulsando la creación de la  Central de Compras de Energía, junto a la comercializadora andaluza  Energía Plus, con la que paliaba en parte los insostenibles costes  eléctricos al acudir directamente al mercado, alcanzando un ahorro de  media del 10 por ciento y obteniendo además beneficios directos". Margarita Bustamante también vio recompensado su esfuerzo en su  lucha a favor de que las competencias sobre el Guadalquivir volvieran  a manos del Estado, "no sin antes un desgaste considerable por ser un  proceso largo y en el que la Junta de Andalucía no dio su brazo a  torcer a pesar de la declaración del Tribunal Constitucional". Ha  precisado que finalmente, "se vio recompensada su marcada defensa del  principio de unidad de cuenca por parte de los regantes frente a los  intentos de politizar y provincializar la gestión del agua". Ha nombrado muchos otros como "su oposición frontal a los cánones  propuestos año tras año para los embalses de la Breña II y Arenoso,  la retirada del IBI de los embalses, la eliminación de la tasa del  cinco por ciento en la Ley de Aguas de Andalucía --ahorro de unos dos  millones de euros--, las satisfactorias dotaciones logradas en la  nueva Agenda de Regadíos de 2015, la elevación de la cuantía máxima  de la ayuda para la modernización de regadíos, o las dotaciones  aprobadas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y por la  Consejería de Medio Ambiente en los planes hidrológicos del  Guadalquivir y de las cuencas litorales andaluzas (a excepción de las  relativas a la fresa de Huelva)".

  • 1