viernes, 14 diciembre 2018
22:39
, última actualización
Local

Más de 3,2 millones de andaluces están en riesgo de pobreza o exclusión

Es el 38,3 por ciento de la población andaluza, cifra que se ha incrementado un cinco por ciento desde 2009, es decir, 467.762 personas que han caído en esta situación y antes, no lo estaban.

el 10 feb 2015 / 13:09 h.

TAGS:

POBREZA El 38,3 por ciento de la población andaluza, más de 3,2 millones  de personas, se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión, cifra que  se ha incrementado un cinco por ciento desde el año 2009, es decir,  467.762 personas que han caído en esta situación y antes, no lo  estaban. Así se desprende del cuarto informe sobre El Estado de la Pobreza  en España que ha presentado este martes la Red Europea de Lucha  contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN) y  que analiza la evolución del indicador europeo Arope (combina la  renta con las posibilidades de consumo y el empleo) entre los años  2009 y 2013. Los datos, del Instituto Nacional de Estadística, revelan que en  el conjunto del país hay más de 12,8 millones de personas en esa  situación, el 27,3 por ciento del total y un 2,6 por ciento más que  en 2009. La desigualdad muestra notables diferencias entre territorios,  sobre todo en la contraposición norte-sur: Navarra, País Vasco y  Aragón tienen tasas de riesgo de pobreza y exclusión inferiores al 20  por ciento mientras Canarias Extremadura, Castilla-La Mancha y  Andalucía, oscilan entre el 35 y el 39 por ciento . El informe  destaca el caso de Ceuta, donde casi la mitad de su población (47 por  ciento) vive en esta situación. La evolución del indicador Arope entre 2009 y 2013, es decir,  calculado para los años de la crisis, muestra que el impacto de la  crisis ha sido muy diferente en función de la región que se analice.  Andalucía se sitúa en un grupo de regiones que han sufrido un  crecimiento importante de su porcentaje de población Arope, como La  Rioja, Asturias, Baleares, Navarra y Valencia, con cifras por encima  de la media nacional. Entre todas ellas acumulan el 35 por ciento del total de la  población y más de cinco millones y medio de personas en Arope, que  suponen el 43 por cinto del total de personas en riesgo de pobreza  y/o exclusión social. Sobre Privación Material Severa, el informe indica un aumento del  38 por ciento (del 4,5 al 6,2 por ciento) entre 2009 y 2013, es  decir, hay casi tres millones de personas en todo el país, 800.000  más que antes de la crisis, con dificultades para alimentarse  adecuadamente, que tienen que retrasar pagos de su vivienda, que no  pueden caldearla en invierno o que no tienen capacidad para afrontar  ni un gasto imprevisto. En Andalucía esa carencia material severa alcanza a más de 590.000  personas, el siete por ciento del total de la población de la  comunidad, un 1,3 por ciento más que las 117.554 que había en 2009.  La comparativa con otras comunidades señala la gran variabilidad de  la tasa en los distintos territorios, que oscila entre el 0,6 por  ciento de Navarra y el 15,3 por ciento en Ceuta. "La pobreza es resultado de un bajo nivel de empleo y un bajo  nivel de políticas sociales, tanto rentas mínimas como elemento  fundamental pero también los complementos por hijo a cargo. Las  comunidades autónomas que han hecho inversiones fuertes en políticas  sociales como País Vasco y Navarra tienen menos tasas", ha  sentenciado la responsable de Asuntos Europeos e Incidencia Política  de la EAPN, Graciela Malgesini. JOVENES Y NIÑOS, LOS MAS AFECTADOS El informe apunta a que la situación varía en función de los  perfiles. Al cierre de 2013 el colectivo más afectado era el de  jóvenes entre 16 y 30, con un 33 por ciento en riesgo de pobreza y  exclusión, seguido de los niños, con un 31,9 por ciento. En total, la  tasa de pobreza infantil para menores de 16 años es del 26,7 por  ciento, seis puntos por encima del conjunto de la población. Arope analiza tanto la tasa de pobreza relativa, que afecta al  20,4 por ciento de la población de España (un 6,06 por ciento es  severa), como la privación material severa, en la que vive el 6,2 por  ciento de los ciudadanos, y la baja intensidad del empleo, que tocaba  en 2013 al 15,7 por ciento de los habitantes del país.

  • 1