jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Local

Más de 600 niños reciben las comidas del decreto contra la exclusión social

Diez escuelas de verano de Sevilla son las encargadas de repartir desayunos, almuerzos y meriendas.

el 21 jul 2013 / 19:10 h.

TAGS:

La Delegación Territorial de Salud y Bienestar Social de Sevilla reparte los desayunos, almuerzos y meriendas, contemplados en el decreto de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social en diez escuelas de verano de Sevilla, a la que asistirán más de 620 niños en riesgo. Desde el pasado mes de junio la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Educación y la Consejería de Salud y Bienestar Social, comenzó con el reparto en colegios de desayunos y meriendas para completar las tres comidas diarias entre los menores en riesgo, según ha informado la Junta en un comunicado. La medida, que se inició con el comienzo de las vacaciones estivales en zonas con necesidad de transformación social, es una de las que aseguraran que se sigan cubriendo las necesidades alimentarias de estos pequeños fuera del horario escolar. Asimismo, aunque en un principio se contaba con un presupuesto de un millón de euros, se ha ampliado a más de 1,6 millones para toda Andalucía, a fin de llegar al máximo número de entidades interesadas en participar en el decreto. La cantidad correspondiente a la provincia de Sevilla asciende a 203.230 euros. Estas escuelas de verano vienen a satisfacer las necesidades de ocio y formación de los menores en riesgo de exclusión social. Estas escuelas están organizadas por entidades y ONG que trabajan en la transformación social de las Zonas con Necesidades de Transformación Social (ZNTS) con una amplia implantación y experiencia en la gestión y que concurrieron a las subvenciones convocadas por esta consejería en el marco del decreto. Las escuelas de verano de la ciudad de Sevilla, seis en total, están ubicadas en la barriada El Vacie, gestionada por la entidad 'Aliento' para atender a 45 menores; Polígono Sur, con dos escuelas gestionadas por Akherdi I Tromipen, (25 menores); y Asociación Entre Amigos, (220 menores); Torreblanca, también con dos escuelas, una gestionada por Misión Urbana (22 menores) y otra por Alternativa Abierta (15 menores) y la gestionada por Anima Vitae que atenderá a 120 menores de Polígono Norte, San Jerónimo, Vacie y Tres Barrios Amate. En los municipios de la provincia las escuelas estarán en la Barriada del Pozo en Coria del Río con 45 menores, gestionada por Unión Romaní; en la Barriada Cerro Blanco de Dos Hermanas para 55 menores también gestionada por Unión Romaní; en la barriada de San José en Pilas, con 20 menores gestionada por Alborada y en la barriada Santa Isabel de San Juan de Aznalfarache con 60 menores. Además de este reparto en las escuelas de verano de las zonas de transformación, se trata de cubrir las necesidades alimentarias de los menores andaluces con la ampliación de las Ayudas Económicas Familiares, que este año tienen una dotación de 5,7 millones de euros (1,7 de los presupuestos de 2013 más los cuatro millones recibidos del decreto). Estas ayudas vienen a completar el conjunto de acciones dirigidas a la prevención de situaciones de exclusión social o a la atención de las necesidades alimentarias más urgentes en la sociedad andaluza, concretamente a proporcionar la adecuada atención a las necesidades básicas de alimentación de los menores. Con esta ampliación de las Ayudas Económicas a las Familias se beneficiarán 17.000 hogares y 33.000 menores más de los previstos, con lo que esta prestación atenderá a un total de 22.552 familias y 45.259 niños. Las ayudas, con un presupuesto de cuatro millones, son prestaciones temporales, dinerarias o en especie, de carácter preventivo, que se conceden a familias para la atención de las necesidades básicas de menores a su cargo cuando carecen de recursos económicos suficientes para ello. Su objetivo es prevenir, reducir o suprimir los factores que generan situaciones de dificultad social. PLAN DE SOLIDARIDAD Y GARANTIA ALIMENTARIA. Uno los ejes fundamentales del decreto de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social del que forma parte esta iniciativa de utilizar la escuelas de verano como herramienta para seguir dando respuesta tras la conclusión del curso escolar a las carencias alimenticias de menores de zonas de transformación social, es el Plan Extraordinario de Solidaridad y Garantía Alimentaria de Andalucía, que está dotado con 16 millones de euros, que se suman a los 4 millones que ya contemplan anteriores líneas de financiación, y que consta de dos líneas de actuación. La primera línea, dotada con cuatro millones, está concebida para incrementar la conciencia social, impulsar el voluntariado y apoyar a las entidades relacionadas con la solidaridad alimentaria, y se gestionará a través de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales. La segunda línea Plan Extraordinario de Solidaridad y Garantía Alimentaria, que gestiona la Consejería de Salud y Bienestar Social, y que está dotada con 12 millones, se articula a través de cuatro acciones específicas: la constitución de la Red Solidaria Alimentaria; el reforzamiento de las bonificaciones de los precios públicos de los servicios de aula matinal y comedor escolar; la ampliación del Programa Bonificado del Servicio de Comedor de los Centros de Participación Activa de Personas Mayores, y la ampliación del Programa de Ayudas Económicas a las Familias. En una primera fase de la aplicación de esta pata del decreto, han sido los alumnos de los colegios ubicados las zonas de transformación, más de un centenar, los que se han beneficiado de esta medida, que cuando esté totalmente implantada llegará a unos 50.000 niños y niñas andaluces y cuenta con un presupuesto de dos millones de euros. En esta primera etapa de desarrollo del Plan Extraordinario de Solidaridad y Garantía Alimentaria de Andalucía se han tenido en cuenta las necesidades alimentarias de los menores que viven en las zonas de transformación, zonas de actuación preferente de los servicios sociales. En una segunda fase, y a instancias de los informes de los servicios sociales comunitarios que ejercerán de intermediarios entre esta consejería, la de Educación y las familias, se localizarán a los menores en riesgo de exclusión social fuera de las zonas de transformación. En este caso, se notificará, a partir de septiembre, a los centros escolares el número de beneficiarios nuevos cada semana para incluirlos en la red.

  • 1