lunes, 22 abril 2019
03:45
, última actualización
Deportes

Medipaunta desaparecida

Los fallos defensivos y la falta de fluidez supusieron un lastre demasiado poderoso para que el Sevilla remontara ante el Getafe.

el 19 dic 2009 / 22:47 h.

El Sevilla tuvo varios desajustes en defensa en el día de ayer y lo pagó caro, con dos goles de hecho. Los dos tantos del Getafe llegaron por dos errores de la zaga nervionense, bastante insegura, sobre todo en la primera parte. Una pérdida de balón absurda de Kanouté y un desajuste evidente a la hora de hacer el fuera de juego pusieron en bandeja el primer gol madrileño. La misma falta de entendimiento hubo en el 0-2, esta vez entre Sergio Sánchez y Palop, precipitado en su salida.

Pero no sólo por los errores defensivos cayó anoche el Sevilla. En ataque estuvo más espeso que en otras ocasiones, y, aunque gozó de algunas claras, el caudal ofensivo no fue el de otros días. En ello tuvo mucho que ver la imprecisión de los laterales a la hora de sumarse al ataque y la falta de circulación interna. Sin Renato, con Romaric demasiado retrasado, con Kanouté impreciso y Koné embarullado, nadie ocupó la zona de la mediapunta. La solución siempre fue la misma, jugar por las bandas, pero al final el juego nervionense se convirtió en bastante previsible y los getafeneses acumularon efectivos para defender a Perotti y a Jesús Navas. A todo esto, se le sumó la falta de velocidad en el juego y la ‘desaparición’ del partido de Kanouté, ese futbolista que debía aparecer en la mediapunta, a raíz de su chichón.

  • 1