lunes, 10 diciembre 2018
12:48
, última actualización
Deportes

Mel: “No sé si es un don o será el destino, pero las cosas que intento en el Betis me salen"

El técnico bético dice que ·"el reto este año es competir en Europa y no pasar problemas en la Liga” y le gustaría que siguieran con él hasta 2017, cuando expira su contrato "Bosch, Guillén y toda la actual directiva"

el 11 jul 2013 / 11:30 h.

Mel3 Pepe Mel, durante la entrevista (Foto: JM Espino) Por cuarta pretemporada consecutiva el Betis calienta motores de la mano de Pepe Mel, un hito que a lo largo de la historia del club solo logró el húngaro Ferenc Szusza, que dirigió al equipo durante seis temporadas seguidas, cuatro de ellas completas. El técnico madrileño, renovado hasta 2017 al acabar la pasada campaña, va camino de batir todos los records de longevidad en el Betis. Lleva 134 partidos en todas las competiciones y este curso superará al mismísimo Szusza (168) y solo tendrá por delante a Lorenzo Serra Ferrer (243). –¿Verse aquí por cuarto año seguido era difícil de imaginar cuando llegó en verano de 2010? –La verdad es que hace especial ilusión por eso, en 2010 el panorama era muy negro y haber sorteado tantas zanjas y baches hace que ahora veas las cosas con la perspectiva del tiempo y pienses que llegar hasta aquí ha sido realmente complicado. –Ya es el tercero en el ranking histórico de entrenadores del Betis por número de partidos..._–Soy bético y es doblemente emocionante. Es un reto poder estar entre los tres primeros e igualar a Lorenzo (Serra), pero más reto todavía para mi este año es que el Betis en Europa deje huella y tenga una seña de identidad. Que seamos capaces, por primera vez en mucho tiempo, de llevar las dos competiciones, la doméstica y la foránea, con tranquilidad, esa es mi obsesión: que el equipo compita en Europa no tiene que significar que en la liga española tengamos problemas. –Usted se formó en la cantera del Madrid pero no nació para jugar en el Madrid, como dice Florentino Pérez, sino para hacerlo en el Betis y entrenar al Betis. Números cantan. Incluso superando esa crisis histórica de un punto de treinta a la que casi nadie ha sobrevivido... –Bueno, no sé si es un don o el destino, no sé cómo calificarlo, pero el hecho es que cuando yo intento cosas en el Betis me salen bien, que el bético tiene especial comunión conmigo, que el club conmigo tiene esa química que da el día a día y que los dos estamos tranquilos el uno con  el otro. Eso significa que cuando las cosas pintan mal, todos juntamos fuerzas, todos nos unimos y estamos al mismo paso. Por eso es justo que cuando las cosas salen bien, las responsabilidades y los méritos se repartan, pues estamos en un grupo de trabajo que siempre alguien lo tiene que encabezar, en este caso he tenido la suerte de ser yo, pero el trabajo que hace el Betis como conjunto hace que las cosas funcionen. –¿Creyó de verdad al presidente Guillén en Pamplona cuando lo ratificó en el cargo hasta final de temporada, después de la novena derrota en diez partidos? ¿Fue aquello un punto de inflexión en su carrera? –En primer lugar he de decir que ellos dieron una muestra de que todo lo que habían hablado y se habían comprometido no era humo. No eran palabras vacías, por lo tanto, cuando luego con el tiempo las cosas han ido bien y a mí me decían que si me iba a marchar del Betis, yo no podía hacer eso nunca en la vida, por muchas propuestas que tuviera o muchas posibilidades de trabajo en otros sitios. Yo jamás podría dejar al Betis cuando el Betis y la gente que lo dirige tan sabiamente demostró que estaba conmigo en las épocas malas. –Se le ve optimista con el plantel, al que ve capaz de igualar lo hecho la pasada temporada. Y  eso que se fueron trece futbolistas y de momento solo llegaron seis. En enero clamaba por un delantero para no bajar diez  puestos ¿Es Mel menos exigente ahora, o es que realmente está contento con los refuerzos? –El club responde a las cosas que van marcando los tiempos. El Betis entendió que era importante para conseguir la clasificación europea el remache final de un delantero, llegó Dorlán y sus nueve goles fueron fundamentales para que el Betis se metiera en Europa. Ahora lo que le digo es que creo que el equipo puede empezar bien el año, que se está trabajando bien y que no hay que ser especialmente pesimistas. Cada año que estoy aquí, cada pretemporada que empieza, siempre parece que va a ser muy difícil o más difícil que la anterior, y sin embargo, como he dicho antes, no sé si estoy elegido para estar aquí, no sé si es suerte... –suerte no porque a esta hay que buscarla–, el caso es que todo lo que intento en el Betis me sale bien. –De momento ha llegado un futbolista contrastado en Primera como Verdú, tres de Segunda, Chuli, Juanfran y Cedrick, y dos de fuera, Lolo Reyes y Andersen ¿Qué valoración global hace de los refuerzos? –Siempre intentamos formar un equipo, quizá el que se salga de la norma de los fichajes que hemos hecho hasta ahora sea Verdú, los demás vienen a sumar, a poner ese grano de arena para que el Betis sea fuerte. Está claro que aquí siempre destacaron gente como Rubén Castro o Beñat, pero sin la participación de todos los demás el Betis no estaría donde está ahora, clasificado para Europa, esa es la obsesión que yo tengo: todos han de sumar de la misma forma y han de saberse el catecismo del Betis de arriba a abajo. De momento, la cosa es para estar tranquilos, pero no es suficiente, necesitamos más y en posiciones claras en que debemos reforzarnos mejor: aparte del portero y el central, que son prioritarios, necesitamos un medio centro defensivo, algún lateral más y, por supuesto tiene que llegar un delantero, pues Chuli llegó por la salida de Pozuelo, pero por Pabón no llegó nadie.   –¿El Betis de Verdú será muy distinto al de Beñat? –Uno y otro no tienen nada que ver, sería un lujazo tener a los dos en el mismo equipo. Beñat necesita un Verdú que aclare su salida del balón, y Verdú necesita un Beñat que le dé buenos balones. Son complementarios, jamás uno puede suplir al otro. –Con Verdú será más complicado jugar con el 4-4-2 ¿no? –Vamos a ver, tenemos a un jugador que nadie le da importancia y para mi tiene mucha, que es Salva Sevilla, que es el que más se acerca a lo que puede ser Verdú, y muchas veces hemos jugado con él un 4-4-2, de otra forma diferente. Nos da tiempo de aquí al Bernabéu a probar muchas cosas –¿Cuenta con Matilla? –Bueno, Javi es un jugador que tiene que aprovechar este mes y pico que tiene para demostrar que no hay que ir al mercado a buscar nada por Beñat, es su posición natural, para él y Nosa, vamos a ver si son capaces, también con Nono, de decir aquí estoy yo y no busquéis más. –¿Debe jugar más retrasado? –A mi sinceramente, el Matilla que jugó en la posición que lo hizo en Murcia es imposible que juegue en el Betis. Matilla no puede jugar en una posición en que haya diez jugadores que trabajen de una forma y él de otra, eso es imposible, él lo sabe y es el que tiene que adaptarse al Betis. Si lo consigue tiene las puertas abiertas. –Para el lateral necesita uno o dos ¿no le vale Juanfran? –A Juanfran hay que darle el beneficio de la duda, puede jugar en esa posición, pero hay que esperar al comienzo de la concentración de Inglaterra para decidir, aunque el club ya está mirando las opciones por si mi decisión es que hay que traer otro lateral que compita con Javi Chica. Mi confianza en Chica es total, pero como en todos los puestos, no basta con uno, y a día de hoy lo que veo es que Juanfran es mejor por delante que de lateral. –Han sonado muchos jugadores de las canteras de los grandes, Bojan, Deulofeu, Muniesa, Oriol Riera, pero casi todos se están esfumando... –Lo de Bojan estaba bien encauzado, pero por eso no nos gusta ni a Vlada ni a mi que los nombres salgan al escaparate, porque en seguida salen equipos que ven que si el Betis puede acceder a esos jugadores, ellos también. Y tu no puedes competir con el Ajax, que le ofrece a Bojan jugar la Champions y pagarle toda la ficha. De todos modos, le estamos agradecidos a Bojan, que siempre fue sincero con nosotros. Su predisposición a venir aquí ha sido toda... –Está va con guasa. Usted habló con Bojan y con Granero ¿No habrá hablado con nadie más? –No, bueno, la secretaría técnica hace su trabajo, creo que lo hace bien, y cuando ellos creen que es necesario un empujón me llaman a mí. Como futbolista le puedo decir que cuando un entrenador llama a un jugador siempre es receptivo y lo ve bien. Pero hay cosas que son imposibles, hablamos de jugadores que ganan cuatro millones de euros y ahí un entrenador puede decir misa, que si llega otro club importante y te paga la ficha que tu ganas, tienes poco que hacer. –Falcao salió del Atlético, Beñat del Betis, Navas y quizá Negredo del Sevilla, del Málaga se fue hasta el apuntador, Barrada del Getafe, Illarramendi... ¿Habrá este año mayor diferencia aún entre Madrid y Barça y el resto? –Eso no es bueno para la Liga española: el hecho de que sea imposible que alguien que no sea Madrid o Barça opte al título, al espectador al final le tiene que cansar. Yo creo que baja el nivel y quien más lo va a sentir es la selección española, porque el Barça y el Madrid solo van a competir cuando jueguen en Europa y eso desvirtúa un poco la competición. Eso, mientras no lo entendamos así, no hay nada que hacer. –¿Cree que se abre la lucha por la tercera plaza, que se equilibran fuerzas a la baja? –Sí, pero es una pena, hablamos de la lucha por el tercero y no hace mucho el Dépor o el Valencia ganaron la Liga, ahora es imposible. El Betis, por desgracia, todavía no puede optar a eso, lo del tercero es complicado. Valencia, Athletic, Atlético... son clubes potentes, fuertes, con plantillas hechas y compensadas. Piense que el Atlético solo ha de hacer dos fichajes, y el Valencia igual. El Athletic fichó lo que pudo por su mercado más reducido, pero tiene un equipo hecho. Nosotros hicimos seis fichajes, de perfil diferente, por las penurias económicas, y aun así nos quedan otros tantos. –El Madrid para el debut liguero, y acto seguido, Europa... –Lo que nos da de comer es la Liga. Lo que mantiene al Betis vivo es estar en Primera, sin eso ni hay Europa ni nada, por lo tanto al jugador hay que meterle en la cabeza que la Liga es lo principal. –¿Piensa usar dos equipos distintos para Liga y Europa? –Ojalá tuviéramos potencial para hacer eso, a día de hoy es imposible, porque somos escasamente veinte del primer equipo, no tenemos ni el segundo portero... –En sus primeros meses vio pasar varios presidentes y ahora el proceso judicial avanza ¿cree que conocerá a otros durante su largo contrato? –Me gustaría que no, me gustaría irme del Betis en 2017, que las cosas fueran tan bien que tuviera muchas novias entonces, nunca antes, pero me gustaría llegar a ese día con Bosch, Guillén y la directiva que hay ahora, significaría que el Betis va estupendo. –¿Qué le dicen del proceso? –Pues que están  puestos por una jueza con fecha de caducidad, que están haciendo un trabajo duro e ingrato. Han de mirar mucho el dinero y eso hay veces que la gente no lo entiende, pero uno sabe la tranquilidad que da el saber que los que están ahí consiguen que los días 1 de cada mes puedas cobrar. Eso en el fútbol actual tiene mucha importancia y muchos equipos van a empezar a darse cuenta de ello.

  • 1