domingo, 17 febrero 2019
20:04
, última actualización
Cultura

Miguel Hernández vuelve a ser niño

El escritor José Luis Ferris acerca a los niños la infancia del poeta.

el 14 may 2010 / 14:39 h.

-->--> -->

"Los poetas pasan por el mundo y dejan escritos sus poemas para que un día alguien como tú los encuentre, los lea, los comparta y los ponga junto a su corazón". Son palabras del escritor José Luis Ferris en sus libros dedicado a los niños, de entre 8 y 12 años, para que ellos también conozcan la obra y vida del poeta Miguel Hernández.

La presentación de los libros ha tenido lugar en la Carpa de la Feria del Libro con un público muy particular: los más pequeños. al acto han asistido niños de distintos colegios de Sevilla: C.E.I.P. San Isidoro, C.P. Luisa de María, C.C. Las Mercedarias, Colegio Ángela Guerrero y Aljarafe.

La idea de estos libros, ‘Miguel Hernández, pastor de sueños' y ‘Mi primer libro sobre Miguel Hernández', surgió de una propuesta de la Editorial Anaya a Ferris para que narrara la vida del poeta, coincidiendo con su centenario, pero con la peculiaridad de que se dirigía a los niños.

El autor explicó que estuvo pensando durante más de dos meses cómo escribir este libro y que su intención era contar una historia que no fuera una biografía "rollo" y que un libro grande no se convirtiera en pequeño.

Las ilustraciones son de Max Hierro que en el acto ha hecho que Miguel también estuviera presente con una imborrable sonrisa, "porque los poetas nunca están tristes". Y que no se olvide, su cabra Lucera también lo acompañaba.

Una carpa con más de cien niños imposibles de acallar. En sus respectivas sillas un cuaderno donde dibujar al Miguel niño al tiempo que Max lo hacía. Tal vez fue éste el único momento en que los niños se relajaron y estaban atentos, aunque más bien al papel y al dibujo que al autor.

Ferris, quien se convirtió en un verdadero cuentacuentos, hizo con su presentación que los niños conocieran a Miguel Hernández pero a través de su infancia. La etapa adulta del poeta consiguió narrarla con gran dosis de fantasía, por ejemplo, el momento en el que salió de la cárcel "cabalgando en un caballo oscuro que a su paso dejaba un vapor de estrellas".

El escritor involucró a los niños en su relato, en la vida de Miguel. Los niños seguían sus palabras y respondían a sus preguntas. Se sabían, prácticamente, la vida del poeta. Desde dónde nació, sus amigos, las cosas que le gustaba hacer, su familia, hasta cuándo murió.

José Luis Ferriss también habló de anécdotas de un niño de 10 años que se crío en medio de la naturaleza en Orihuela, un pueblo de Alicante. Era un soñador, su mejor amiga era la luna, y un gran lector, con los libros recorrió el mundo entero.

Después le tocó el turno a los niños, sus cuestiones y dudas se alejaban de la vida de Miguel Hernández para acercarse a la vida del ilustrador de los libros. Preguntas desde "cómo escribes tan bien" a "cuándo empezó a escribir". Solo hubo una niña que le preguntó "por qué escribió los libros".

A la de tres, el autor pidió un aplauso fuerte para Max, para los colaboradores y "para todos aquéllos que hacen que la lectura se siga amando, que se escuche en Andalucía".

Y así describe José Luis Ferris la historia del poeta: "Miguel llegaba a la estación cuando el tren ya había salido pero con esfuerzo se sube a la cola del vagón. Cuando la Guerra Civil llega, su poesía mejora y se convierte en el maquinista del tren durante 8 años".

  • 1