domingo, 21 abril 2019
23:06
, última actualización
Local

Mire debajo de la cama, por si acaso...

Hace unos días estaba cantando por soleá mientras me duchaba y a través de la mampara del cristal adiviné la figura vaporosa de una persona que anotaba algo en una libreta. Sobresaltado, cogí el bote del champú...

el 15 sep 2009 / 19:43 h.

Hace unos días estaba cantando por soleá mientras me duchaba y a través de la mampara del cristal adiviné la figura vaporosa de una persona que anotaba algo en una libreta. Sobresaltado, cogí el bote del champú y me abalancé sobre el invasor de mi intimidad con la intención de abrirle la cabeza. "¡No, señor, no; que soy de la SGAE!", gritó. Si yo estaba cantando por la Sarneta y la solearera de Jerez, al llegar a vieja, alquilaba sus trajes para no morirse de hambre, ¿qué hace aquí uno tío de la Sociedad General de Autores?, me pregunté turulato. ¡En mi cuarto de aseo! Velar por los intereses económicos de quienes se han apropiado del legado musical de los creadores del cante jondo y del coplero tradicional del flamenco. Algunos cantaores actuales cobran por letras que se crearon en el siglo XIX, en concepto de derechos de autor e intérpretes. La SGAE va a por todas, a sacarnos el dinero para ellos. Antes de cantar, mire debajo de la cama... ¡Uff!

  • 1