lunes, 10 diciembre 2018
15:44
, última actualización
Local

Monseñor Amigo destaca la "generosidad discreta" de la Duquesa, que "supo perdonar las críticas aunque le dolieran"

Amigo Vallejo también ha destacado que era una mujer "muy arraigada a las tradiciones sevillanas y también muy liberal".

el 20 nov 2014 / 17:41 h.

TAGS:

El cardenal arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Carlos Amigo  Vallejo, ha destacado este jueves la "dignidad" y la "generosidad  discreta" de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII Duquesa de  Alba, fallecida este jueves en Sevilla, y ha ensalzado que "supo  perdonar las críticas aunque le dolieran". Monseñor Amigo, que este viernes oficiará a las 12.00 horas la  misa funeral que se celebrará en la Catedral de Sevilla, ha explicado  a Europa Press que la muerte de la aristócrata era "esperada" pero no  por ello ha dejado de causarle "un gran sentimiento". Amigo Vallejo, unido a la Duquesa por una amistad de hace muchos  años que se fraguó a través de su segundo esposo, el exjesuita Jesús  Aguirre, ha indicado que ha tratado con Cayetana en diversas  ocasiones, tanto en "momentos solemnes y de grandes acontecimientos  como en almuerzos más íntimos" y que en todos ellos ha mostrado una  "gran dignidad y nobleza". "No solo en los momentos solemnes y de especial relevancia fue muy  digna sino que también le encantaba estar con la gente, bailar  sevillanas, ponerse la mantilla y ver a su cofradía sin cambiar.  Podía cambiar de vestido según lo requería pero no en su dignidad",  ha expuesto. Monseñor Amigo ha adelantado que en la homilía de la misa que  oficiará este viernes por la Duquesa destacará su gran "generosidad"  y cómo hacía esa labor "de forma discreta, sin presumir de ello".  "Ayudaba en la restauración de una iglesia, a familias en  dificultades o apoyando a instituciones y congregaciones en los  cuidados de enfermos", ha recordado. "ARRAIGADA A LAS TRADICIONES PERO LIBERAL" Esa "generosidad" le llevó a ser una persona "muy popular" y como  tal recibió "críticas no siempre justas", ha mantenido el arzobispo  emérito, que también ha ensalzado que la Duquesa "sabía perdonar esas  críticas aunque le dolieran". Por último, Amigo Vallejo también ha destacado que era una mujer  "muy arraigada a las tradiciones sevillanas y también muy liberal". "Si tenía que tomar decisiones y defender su libertad personal lo  hacía, no es que no le importaran los demás pero defendía su parcela  de libertad", ha concluido.

  • 1