jueves, 18 abril 2019
20:36
, última actualización
Local

Monteseirín no verá su relevo

Por primera vez en la democracia el alcalde saliente no asistirá a la toma de posesión de su sucesor

el 03 jun 2011 / 19:10 h.

TAGS:

Hay que remontarse a 1991 para encontrar un escenario similar al que se producirá el próximo domingo 11 de junio. Aquel año, el PA alcanzaba la Alcaldía de Sevilla con un pacto con el PP que dejó en la oposición al que había tomado el relevo del anterior regidor socialista: Luis Yáñez. Manuel del Valle, apartado por su partido, vio entonces cómo el PSOE volvía a perder la capital andaluza. Y acudió a la toma de posesión de su sucesor.

Así lo han hecho todos los alcaldes salientes de la democracia. En algunos casos como asistentes, en otros como ocupantes de la bancada de la oposición -como Soledad Becerril- y en otros cambiando de sitio -como Alejandro Rojas Marcos-. El próximo día 11, cuando el alcalde electo del PP, Juan Ignacio Zoido, reciba el bastón de mando no ocurrirá así. Alfredo Sánchez Monteseirín ya lo ha anunciado intermanente: No presenciará el acto en Plaza Nueva. Ni él ni buena parte de su gobierno que no continúa este mandato.

Monteseirín se ampara en la propia normativa. No tiene que estar presente en el salón de plenos ni tiene función alguna en el acto. Son el concejal más joven, José Luis García (PP), y el más veterano, Joaquín Díaz (PSOE), quienes presidirán la mesa. Será precisamente este último edil socialista quien deba hacer entrega del bastón de mando a Zoido. Ni Sánchez Monteseirín ni el gobierno saliente tienen un papel asignado. Pero sí pueden estar presentes, al igual que el PP anunció que lo estaría su presidente nacional, Mariano Rajoy. Y, de hecho, todos los regidores que han pasado por Plaza Nueva son invitados. Y algunos, como Luis Uruñuela, suelen responder.

A Uruñuela le tocó precisamente dar el primer relevo de la democracia. Su partido pasó de la Alcaldía a su primera travesía en el desierto, aunque él no era el candidato. Pese a esto, acudió a la investidura de Manuel del Valle como regidor. "No me resultó ni violento, ni desagradable", recuerda el que fuera regidor andalucista.

Le siguió Manuel del Valle, quien en 1987 se dio el relevo a sí mismo con el único gobierno en minoría que ha habido en la ciudad. Cuatro años después, con un complejo escenario interno, el PSOE abogó, al igual que ha ocurrido en 2011 por relevarle de su cargo, y presentar a Luis Yáñez. Los socialistas perdieron entonces los comicios que dieron paso a la época de PP y PA en la Alcaldía. Del Valle asistió entre el público al acto en el que, a las puertas de la Expo, su partido perdía el gobierno local.

Llegó la etapa de Alejandro Rojas Marcos, y después la de Soledad Becerril. Y en ambos casos, como candidatos los alcaldes salientes concurrieron como candidatos a las elecciones aunque no repitieron como regidores. Pero mientras que el líder andalucista pasó de la Alcaldía a la primera tenencia de alcaldía con motivo del cambio en el reparto de fuerzas del acuerdo de gobierno, la actual senadora del PP se enfrentó a uno de los escenarios más complejos de los actos de investidura que se han celebrado hasta ahora. Vio como pasaba de tener el bastón de mando a observar el desarrollo de la sesión desde la oposición.

Y llegó la etapa de Alfredo Sánchez Monteseirín, el regidor más longevo de la democracia, quien se ha dado el relevo a sí mismo en dos ocasiones. La primera en 2003 y la segunda en 2007, en ambos casos gracias a sus acuerdos con IU. Su periodo acaba oficialmente el domingo 11 de junio. Él dejará entonces la Corporación en manos del que ha sido su adversario político en los últimos cinco años. Y no lo verá.

Antes sí tendrán que coincidir de nuevo -como ya ocurrió en la inauguración de la escultura de la Duquesa de Alba en los Jardines del Cristina, acto en el que ni siquiera se saludaron o en la celebración del Día de Sevilla-. Será mañana lunes en un último Pleno del mandato. Un simple trámite destinado a aprobar las actas de las sesiones anteriores. Mientras tanto, son sus equipos quienes trabajan en el traspaso del grueso de las delegaciones -en el caso de IU la gestión recae directamente en Antonio Rodrigo Torrijos -.

  • 1