martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Toros

Morante y Manzanares, a hombros en Valladolid

El de La Puebla del Río corta dos orejas y el alicantino tres en el mano a mano de la Feria de Nuestra Señora de San Lorenzo.

el 12 sep 2014 / 21:56 h.

TAGS:

El diestro Morante de la Puebla, torea con el capote a uno de sus toros. / EFE El diestro Morante de la Puebla, torea con el capote a uno de sus toros. / EFE Ganado: Se han lidiado seis toros de Zalduendo. Excepto primero y sexto muy deslucidos, han dado un gran juego los otros cuatro. Diestros: José Antonio Morante de la Puebla, saludos, oreja y oreja. / José María Manzanares, oreja tras aviso, dos orejas y aplausos. / Los peones de la cuadrilla de José María Manzanares Rafael Rosa y Joselito Rus tuvieron que desmonterarse tras clavar pares en el segundo y sexto toro, respectivamente. Incidencias: La plaza llena sólo registró unos claros en los tendidos de sol en una tarde muy calurosa. Corrida de expectación correspondida la de hoy en Valladolid, con la plaza casi llena en tarde muy calurosa y que pasará a los anales de la historia del coso del paseo Zorrilla por el triunfo incuestionable de dos toreros, el gran juego de cuatro toros y la enorme satisfacción de un público que no se cansó de disfrutar de una orgía de toreo del bueno. El primer toro de la tarde, desrazado y sosaina, no permitió a Morante exhibir sus virtudes toreras. Algún muletazo suelto recibió el acompañamiento del olé dentro de un conjunto anodino. Fue, sin embargo, una orgía artística la faena al segundo de su lote, en el que Morante ha hecho un derroche de raza y gracia, sevillanía y creatividad, improvisación y duende. A esta obra de arte le faltó, tal vez, unidad. Tuvo altibajos que, quizá, expliquen que pocos pañuelos solicitasen la segunda oreja. En los tres toros que le han correspondido a Morante ha prodigado el toreo a la verónica. En el tercero de su lote cinceló las mejores de la tarde, que tuvieron aroma y seducción. Después con la muleta la faena fue una ensoñación de toreo mágico, que embriagó al publico. El diestro José Mari Manzanares torea con la muleta este viernes en Valladolid. / EFE El diestro José Mari Manzanares torea con la muleta este viernes en Valladolid. / EFE Elegante, señorial, Manzanares talló una faena de alto voltaje artístico al primer toro de su lote, dentro de un conjunto bello, muy plástico, sobresalieron tres pases de pecho que fueron tres monumentos al arte del toreo. Volvió a correr muy bien ambas manos en su segundo, en el que armó un alboroto en un par de muletazos circulares que fueron triples. Un volapié fulminante puso final a una faena honda, pura, definitiva. El último toro no dio opciones al lucimiento. No obstante, Manzanares lo intentó. No hubo forma de conseguirlo.

  • 1