lunes, 17 diciembre 2018
23:42
, última actualización
Local

"Muchos de los árboles de Sevilla se hallan en un estado lamentable"

el 20 ene 2012 / 18:05 h.

TAGS:

El biólogo Mariano Martín Cacao en la Escuela de Jardinería 'Romero Murube' de Sevilla.

Gracias al biólogo Mariano Martín Cacao la ciudad es (o más bien, podría ser...) más hermosa. Puede sonar presuntuoso. Y su modestia le impediría afirmar tal punto. Pero suya -y de otros colegas- fue la configuración del Jardín Americano -ese pequeño gran museo verde en la Cartuja- y su visión de la ciudad, desde las copas de los árboles, más allá del ladrillo, podría situar Híspalis en un lugar de honor que está bastante lejos de ocupar. Hace falta insistir más en lo verde. Y corren malos tiempos para las cuitas paisajísticas. A la espera de una época mejor, Martín Cacao imparte sus conocimientos en la Escuela de Jardinería Joaquín Romero Murube, dependiente de la Fundación Forja XXI.

-Después de llevar algún tiempo inaugurado el Jardín Americano que usted y otros colegas suyos diseñaron, ¿cómo juzga el momento actual de esta zona verde?

-Creo que, en general, debería tener un nivel más alto de mantenimiento, por tratarse de un espacio tan emblemático, desgraciadamente como desconocido para la ciudad; me consta que el número de jardineros es muy escaso y la diversidad y peculiaridad de especies, alta, así que con semejante contradicción, no podemos pedir resultados satisfactorios.

-Algunas voces autorizadas (pienso en profesores de la Universidad de Sevilla) insisten en decir que el Jardín Americano de hoy apenas si es un pálido reflejo del que fue en la Expo'92. ¿Era imposible recuperar aquel?

-Definitivamente sí, sin duda. La ingente labor llevada a cabo por el Profesor Valdés para conseguir uno de los mayores legados botánicos en la historia de la Sevilla moderna no volverá a repetirse y la ilusión y el trabajo llevado a cabo por grandes profesionales forma parte del pasado. La respuesta generosa de los países americanos a los que se les invitó a formar parte del proyecto hizo el resto. Fue un momento irrepetible.

-Si no se hubiera tardado tanto en su rehabilitación, ¿se hubiera podido salvar una mayor riqueza botánica?

-Creo que sí, porque ha habido ejemplares de especies que han muerto por falta de cuidados y no hablo ya de falta de labores jardineras, sino por cuestiones absolutamente básicas como la falta de agua, el incendio de algunas zonas, o la desaparición debido a hurtos, etc... y deberían seguir formando parte del jardín. El achiote, Bixa orellana, una de las ceibas enviadas por Cuba, Ceiba eriodendron, y un sinfín de arbustos, herbáceas y suculentas son un buen ejemplo de ello.

-¿Y no debería ser un lugar más vigilado? Se lo pregunto en relación a la existencia de plantas de propiedades tóxicas y alucinógenas (tal y cómo se indica en los carteles informativos)

.-Probablemente sí, pero yo lo digo por el bien de las plantas, ya que en cualquier parque de Sevilla se puede encontrar una datura Brugmansia sp., una adelfa amarilla, Thevetia peruviana, de la que hay magníficos ejemplares en los jardines del Alcázar, o alguna de las diferentes especies de eufórbias con látex tóxico o corrosivo, lo que pasa es que no están etiquetadas, así que mayor peligro podría suponer su presencia al no ser advertido. Efectivamente, con un poco más de vigilancia, ganamos todos, personas y plantas.

-¿El jardín botánico de Sevilla es el Jardín Americano?

-No. Podría ser el embrión de un futuro jardín botánico, pero ahora mismo es un jardín dedicado a la exhibición de especies americanas; habría que dotarlo de todo un contenido de actividades científicas y, en fin, de todas las condiciones que se deben dar para que un recinto sea un jardín botánico. Otra cosa es que haya tanta diversidad vegetal que, coloquialmente, se le pueda llamar así, pero eso es otra cosa.

-¿Cuál fue la especie introducida con el telón de fondo de la Expo'92 que más quebraderos de cabeza les dio?

-No hubo ninguna especialmente complicada, pero recuerdo que tuvimos que cambiar la etiqueta informativa de la coca, Erythroxylum coca y escribir solo el nombre genérico, Erythroxylum, para evitar complicaciones. La planta de coca es poco vistosa y si uno no sabe lo que es, fácilmente pasa inadvertida. El cultivo de algunas acuáticas como Victoria cruciana, el nenúfar gigante, también fue complicado, gratificante pero complicado.

-¿Cuál es la actuación más urgente que, en estas materias, debería abordar el consistorio?

-El problema del picudo, que afecta a las palmeras de la ciudad, es urgentísimo y la población es cada vez más consciente de ello. Otra de las actuaciones urgentes es la gestión integral del arbolado urbano; muchos de nuestros árboles están en un estado lamentable y la ciudad se merece de una vez una actuación al respecto, y por cierto, ¿cuándo se integrarán el Parque y Jardín del Guadalquivir y el Jardín Americano dentro del grupo de Parques y Jardines de Sevilla, con todo lo que esto conlleva?

-Díganos, ¿qué tesoros verdes de Sevilla nos estamos perdiendo por desconocimiento?

-El quillai, Quillaja saponaria, el palo de Campeche, Haematoxylon campechianum o los cedros, Cedrela odorata, del Jardín Americano; el alcanforero, Cynamomum camphora, los castaños de indias rosas, Aesculus x carnea ‘Briotii', las araucarias, Araucaria bidwillii, los podocarpos, Podocarpus neriifolius, o los zapotes, Phytolacca dioica del Parque de María Luisa y Jardines de las Delicias, los palos borrachos, Chorisia especiosa, de los jardines del Alcázar, y muchos más que sería casi interminable añadir. Todos debemos conocerlos para poder quererlos y que sigan creciendo mucho tiempo entre los sevillanos.

  • 1