lunes, 19 noviembre 2018
22:24
, última actualización
Cofradías

"Muchos se han sentido identificado con el pregón"

Ignacio Pérez Franco declara sentirse “muy satisfecho” con todo cuanto sucedió el Domingo de Pasión

el 26 mar 2012 / 20:04 h.

El pregonero, durante la presentación del libro de pregón 2012.

El día después de dejarse casi la garganta en el atril del Maestranza, el pregonero de la Semana Santa se declaraba "muy satisfacho de todo lo que sucedió" el Domingo de Pasión. "La mejor crítica parte de la propia conciencia y es la que te ofrecen los sevillanos de a pie cuando te paran por la calle, te felicitan y hasta alguna señora te da dos besos", indicaba ayer Ignacio Pérez Franco durante la presentación del libro del pregón de la Semana Santa de 2012, editado por la Fundación Cajasol. Y añadía: "Tengo la sensación de que muchos se han sentido identificado con el texto del pregón, lo que quiere decir que, en mayor o menor medida, ha cumplido el objetivo que tiene: anunciar la celebración de los días del gozo y transmitir una serie de vivencias cristianas".


De presentar la publicación, ilustrada con magníficas fotos de Javier Rizo, se encargó el cofrade Manuel Romero Luque, quien destacó el "fino trazo de la prosa del pregonero y el ritmo pulido de su verso". "En esta cainita ciudad de Sevilla, si a la hora de buscar defectos a algo sólo pueden decir que ha sido muy largo, puedes estar muy tranquilo", señaló dirigiéndose a su amigo Pérez Franco. "La faena fue extensa, pero no sonaron avisos, sólo se escucharon olés" desde el patio de butacas, por lo que sentenció: "Ha salido por la Puerta del Príncipe de las palabras cofradieras". "Su prosa y su verso -aventuró Romero Luque- serán citados un día como hoy lo hacemos con otros pregoneros".


El presidente del Consejo, Adolfo Arenas, ensalzó por su parte los "poemas métricamente perfectos en cuanto a la forma y hermosos en cuanto a su contenido" que desgranó el pregonero. A título particular, a Arenas le "llenaron" especialmente los versos dedicados a la Virgen de la Hiniesta gloriosa y también los poemas al Cristo del Silencio Blanco, la Macarena y la Esperanza de Triana, pero sobre todo la mención que el pregonero realizó de la labor social que realizan las hermandades y cofradías "en estos tiempos tan difíciles y complicados".


Quizás porque en el pecado de la elección llevó la penitencia, Arenas también agracedió al pregonero la ausencia de crítica social en su texto. "En tu pregón no hubo daga, ninguna daga, y eso es muy bueno en estos tiempos. Como cofrade y presidente del Consejo te lo agradezco mucho", concluyó Arenas.


Muy chispeante estuvo en su intervención el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, que el domingo se estrenó en estas lides, y que ayer confesó que "el corazón se iba a salir por el chalequillo del chaqué" cuando se acercó al atril. La directora de Comunicación de Cajasol, Pilar Lacasta, anunció por su parte que el próximo año la Fundación Cajasol pondrá en circulación una edición especial con los pregones de los últimos 50 años.

  • 1