jueves, 15 noviembre 2018
13:05
, última actualización
Cultura

Muere Cesaria Evora

En septiembre había anunciado su retirada de los escenarios por problemas de salud.

el 17 dic 2011 / 16:04 h.

la cantante caboverdiana Cesaria Evora durante su actuación en el Festival de Jazz Ethno de Breslavia (Polonia), en 2009.

La cantante caboverdiana Cesaria Evora, también conocida como la reina de la morna o la diva de los pies desnudos, ha fallecido este sábado a los 70 años, según ha informado el ministro de Cultura de Cabo Verde, Mario Lucio Sousa.

A finales de septiembre canceló todos sus conciertos programados y anunció su retirada de los escenarios por motivos de salud. En los últimos años sufrió varias intervenciones quirúrgicas, como una operación a corazón abierto en mayo de 2010.

Nació el 27 de agosto de 1941, hija de una cocinera y un violinista, en Mindelo, el puerto de San Vicente, una de esas islas volcánicas del archipiélago de Cabo Verde, azotadas por los vientos y castigadas por las sequías. Unas islas de las que más de la mitad de la población -de alrededor de un millón de habitantes- ha tenido que emigrar. Pasó tres años en un orfanato católico -de monjas portuguesas aunque la madre superiora era española- en el que las hermanas le enseñaron a coser, bordar y planchar. Y los domingos cantaba en la iglesia.

El éxito le llegó tarde, cuando ya tenía 50 años y llevaba muchos arrastrando su talento por bares y tabernas como el Café Royal, de Mindelo, dónde la llamaban desde las mesas y cantaba de pie ante los clientes a cambio de unos escudos -Cabo Verde fue colonia portuguesa hasta 1975- o un vaso de grog, el aguardiente local. A principios de los noventa, en París, y de la mano del productor José da Silva, que ha estado con ella desde entonces, el mundo le abrió sus brazos y ella dejó atrás una vida de pobreza y menosprecios. Con los discos Mar azul y Miss Perfumado, y con la canción Sodade, comenzaba un cuento de hadas para esta mujer que incluso renunció al alcohol que estaba acabando con ella. Aunque siguió fumando como una condenada.

Cantaba igual en los escenarios de los mejores auditorios del mundo -recorrió el planeta desde China y Australia hasta Brasil o Estados Unidos- que lo hacía antaño en aquellos barcos extranjeros atracados en el puerto de Mindelo a los que la invitaban a subir o en las casas particulares de portugueses que le pagaban algo. Poco, pero lo suficiente para poder vivir.

Más de seis millones de discos vendidos, el reconocimiento unánime a su voz y su forma de cantar, y dúos con Caetano Veloso, Sakif Keita, Compay Segundo, Bonnie Raitt, Erykah Badu, Goran Bregovic, Chucho Valdés, Marisa Monte o Pedro Guerra.

  • 1