martes, 11 diciembre 2018
13:48
, última actualización
Economía

"No se contrata al joven sin formación porque el salario mínimo es muy alto"

La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, insiste en que no puede cobrar igual la persona con y sin estudios, que deben unificarse los contratos y bajar las cotizaciones sociales.

el 23 sep 2014 / 22:14 h.

TAGS:

Francisco Ferraro y Mónica de Oriol, este martes en la inauguración del curso del Observatorio Económico de Andalucía. Francisco Ferraro y Mónica de Oriol, este martes en la inauguración del curso del Observatorio Económico de Andalucía. Sin miedo a la polémica, la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, volvió ayer a explicar su receta neoliberal para salir de la crisis: menos tipos de contratos, menos categorías, menos indemnización por despido, menos salario mínimo para los jóvenes sin formación, menos funciones para los comités de empresas... En mayo se convirtió en uno de los centros de atención mediática al afirmar que había que bajar el salario mínimo interprofesional «para sacar a los ninis del limbo en el que viven» porque no era de recibo que las empresas estuvieran obligadas a «pagarles aunque no valgan para nada», y ayer, en la inauguración del nuevo curso del Observatorio Económico de Andalucía volvió a defender que «a preparación diferente, salario diferente». «No se contrata a estos jóvenes sin formación porque hay un salario mínimo muy alto», comentó a los periodistas antes de empezar su conferencia La salida de la crisis desde el mundo empresarial. La empresaria y economista indicó en el Club Antares que para que una empresa pague un sueldo de 700 euros tiene que desembolsar 1.400, «y eso es mucho», por lo que propuso bajar el salario mínimo «para sacar a estos jóvenes del desempleo». «El salario mínimo no puede ser homogéneo. En Inglaterra depende de la cualificación y en otros países ni existe. Hablamos de más de un millón de chicos sin graduado, que abandonaron el colegio, que no pueden cobrar igual que uno con cualificación», insistió. ¿Y qué habría que hacer para que encuentren un empleo? A su juicio, «reciclarlos con formación». De Oriol, que pidió en su conferencia equiparar las obligaciones mercantiles y fiscales de la mediana empresa a las de la pequeña, reclamó una mejora en la formación profesional y que bajen las cotizaciones sociales «para que no sean una barrera de entrada» al mercado laboral para estos jóvenes sin estudios. En su opinión, hay que seguir «flexibilizando el mercado laboral» y potenciar la mediana empresa para que se cree empleo. En cuanto a los contratos, lamentó que España sea el único país con «30 tipos diferentes». «Abogamos –argumentó–por reducir categorías y tipos de contratos. Debe ser uno solo, menos en casos específicos por causa mayor. No puede haber de obras y servicios, de fomento para las mujeres con riesgo de exclusión social, para mayores de 45 años...». Además, la presidenta del Círculo de Empresarios (que agrupa a unas doscientas empresas españolas de todos los sectores) sostuvo que tener un mercado laboral «dual» tiene «efectos perniciosos sobre el trabajador que no tiene carrera profesional y sobre las empresas que no invierten en formación, lo que hace que estos trabajadores estén poco tiempo contratados». Sobre los días de indemnización por despido, recordó que en Alemania están establecidos «15 días, en Inglaterra algo más de nueve, la media de la OCDE es 18 días y en España estamos en 33», lamentó, para añadir que tampoco está de acuerdo con que haya «más de 80 categorías laborales». Su propuesta pasa por fijar solo tres: para trabajadores no cualificados, con formación media y universitarios. «Esto daría flexibilidad a las empresas para gestionar sus recursos y no hacer ERE continuamente», apostilló la empresaria, que también abogó por reconsiderar las funciones de los comités de empresa en las que tienen hasta 250 trabajadores. Las recomendaciones de De Oriol para mejorar la competitividad de la empresa española pasan por adoptar medidas y plantear cambios importantes en los ámbitos fiscal, laboral, en la burocracia de las administraciones públicas y en el sistema educativo. En concreto, indicó en su conferencia que es necesaria una simplificación del sistema tributario, el establecimiento de un tipo de gravamen único y más reducido para el impuesto de sociedades, el acercamiento de la base imponible y el resultado contable, que el impuesto favorezca el crecimiento y la mayor capitalización de la empresa, que las deducciones por I+D sean más flexibles, la concesión de incentivos a la inversión internacional y evitar la doble imposición. La presidenta del Círculo de Empresarios reivindicó una mejora de la burocracia administrativa, leyes «más sencillas» y reglamentos de desarrollo más detallados, así como una apuesta por ampliar y mejorar la enseñanza de las Matemáticas y de los aspectos tecnológicos, incrementar el aprendizaje de idiomas, favorecer la creatividad del alumnado y su espíritu emprendedor. De Oriol, licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, es accionista principal y presidenta del Grupo Seguriber-Umano, con 5.300 empleados.

  • 1