Cultura

Nuevos cantes en directo del incansable y creativo Morente

el 08 jul 2010 / 20:41 h.

Con las fuerzas ya justas y viviendo un poco de las rentas, en cuanto a capacidad creativa –puede permitírselo porque ha sido un creador prolífico: ahí está su obra–, Enrique Morente parece haber encontrado un filón en las grabaciones en directo. El pasado año Universal puso en el mercado Morente flamenco y el trabajo tuvo tanta aceptación, que el mismo sello ha vuelto a poner Morente +Flamenco, diez nuevas piezas en directo maravillosamente montadas, con un sonido sorprendente y un contenido musical de enorme importancia, aunque algo irregular.


Morente es de los pocos cantaores actuales que pueden vivir de las rentas, de lo creado y cantado en plenitud de facultades. Es el gran creador de nuestro tiempo, aunque todavía hay quienes se preguntan que a qué viene eso de llamar creador al de Granada. Suelen ser los mismos que también se preguntan que a qué viene lo de llamar creadores a Chacón, a Marchena o Juan Valderrama. Los mismos, en definitiva, que sí reconocen el talento creativo de Manuel Molina, El Fillo, El Nitri o Curro Durse, que vaya usted a saber cómo cantaban estos históricos maestros .

Morente tiene dos obras importantes: la grabada en estudios, que puede ser de las más importantes de los últimos cuarenta años, y la grabada en directo. Morente en directo es siempre una incógnita: unas veces está magnífico y otras, como cantaor irregular y anárquico que es, desastroso.

Recuerdo actuaciones magníficas del albaycinero, como cuando actuó en la Universidad de Sevilla en un homenaje del Partido Comunista de Andalucía al gran poeta sevillano Antonio Machado. Cantó una caña que aún la tengo en el sentido. No está en este recopilatorio de sus mejores actuaciones. Pero la verdad es que la selección es buena, porque hay piezas verdaderamente grandiosas en Morente+Flamenco. Desde las cabales que abren el cedé hasta los martinetes que lo cierran.

Hay algunos cantes que no dan la talla, como las bulerías, Plaza Larga, porque Morente no sabe cantar por bulerías, es un palo que no le gusta, que interpreta porque lleva años de moda. La que hace en esta obra no es merecedora de compartir protagonismo con el resto de la obra. Sin embargo, en los cantes que le han gustado siempre, como son, por ejemplo, las malagueñas, el maestro granadino hace verdaderas maravillas.

Aquí canta la del Canario y la de Chacón, siendo la primera, Un canario se subía, de una calidad insuperable. La cantó en 1989 con motivo de un homenaje al poeta Luis Rosales en Guadalajara. Como insuperable son la caña y el polo, Naranja y Azahar, cantados en este mismo concierto. Esta pieza va dedicada a Rafael Romero El Gallina, que siempre fue para él una referencia.


Son interesantes también los tientos Poema del Tiempo, de Federico García Lorca, las soleares, las rondeñas y los cantes por tonás que cierran la obra, en la que aparecen guitarristas que han sido muy importantes en la carrera de Enrique Morente, desde Manolo Sanlúcar hasta Paco Cortés, pasando por Rafael Riqueni y el histórico Pepe Habichuela.

Los que se lamentan de que nunca han tenido la suerte de escuchar bien a Enrique Morente en directo, ahora tienen la oportunidad de disfrutar de su talento.

  • 1