miércoles, 20 marzo 2019
18:07
, última actualización
Local

«Oriente Medio ya sabe lo que es tener un gobierno islámico»

La premio Nobel de la Paz desconoce cómo afectarán las revueltas a Irán, pero asegura que el futuro es la democracia

el 20 feb 2011 / 20:06 h.

TAGS:

Shirin Ebadi, durante una visita a Sevilla.

-Occidente teme que las protestas de estos días en Egipto o Túnez puedan transformarse en revoluciones islámicas. Las nuevas revueltas, ¿tienen más de Revolución Verde o de Revolución de 1979?
-El portavoz del grupo islamista de Túnez dijo claramente: "Yo no soy ni Jomeini ni talibán". Y prometió que si llegaba al poder se iba a asegurar de que hubiera democracia en Túnez. Y cuando Jomeini dijo que la revolución en Egipto era una revolución islámica, el portavoz de los Hermanos Musulmanes afirmó: "Esta revolución en Egipto no es una revolución islámica". Es la revolución del pueblo. Todavía es muy pronto para saber si va a ver democracia o será otra revolución como la de Irán. Yo creo que la situación de Irán no se va a repetir en Egipto ni en Túnez, porque ellos han visto claramente el resultado de tener un gobierno islámico como el de Irán.


-¿Podrán alguna vez los gobiernos de los países con mayoría de población musulmana separar de una vez por todas la religión de la política y comprender que son dos aspectos diferentes?

-¿Por qué no? La mayoría de los ciudadanos que viven en España son católicos pero han visto cómo han conseguido crear un gobierno secular. ¿Por qué creéis que los musulmanes siempre tienen que tener un gobierno islámico? El problema es que en aquella zona no existe la democracia. Hace muchos años que los musulmanes nos dimos cuenta de que nuestros gobiernos son corruptos.

-Las revueltas piden cosas claras: pan, trabajo, transparencia política, libertad. ¿Cree que podría darse una revuelta así en Europa?

-Yo creo que eso no va a ocurrir ahora. La razón es que aquí ustedes tienen elecciones, lo que no hay en aquellos países del mundo. Parece que hay unas elecciones, pero en realidad es un teatro. Ben Alí fue presidente durante 23 años y Hosni Mubarak durante 30 años. En Oriente Medio cuando alguien llega al poder no lo deja, no lo suelta. Ves claramente situaciones diferentes. Tenéis libertad política, partidos políticos. En Oriente Medio eso es un sueño.


-¿Hay indicios de que estas protestas puedan expandirse o prender en Irán?
-Nosotros tuvimos un movimiento Verde que culminó con una represión brutal por parte del régimen. Miles de ciudadanos iraníes salieron a la calle para reclamar transparencia en las elecciones presidenciales. Murieron muchas personas. Ahora mismo no sé si sería posible que estas revueltas se pudieran producir en Irán.


-¿Qué tienen que aportar las nuevas redes sociales y la tecnología a las revoluciones actuales?
-Las redes sociales e internet son muy importantes para poder concienciar a las personas y crear lazos entre ellas. La razón por la que tenemos esas revueltas en esos países ahora y no hace diez años es gracias a la tecnología. La tecnología le está quitando el sueño a los dictadores.


-¿Qué opina del modelo turco, un país con aires de modernización? ¿Cree que este modelo valdría para Irán?
-Irán es el único país de la zona en el que su pueblo es secular. En 32 años hemos entendido bien qué significa tener un gobierno islámico. La gente en Irán se siente muy honrada por pertenecer a su religión. Pero si vamos a tener un gobierno islámico, siempre correremos el peligro de que se produzca un abuso de este sentimiento religioso de las personas.

-Las tensiones diplomáticas entre Irán y Holanda han aumentado tras la ejecución, el pasado mes de agosto, de la iraní-holandesa Sarah Bahrami. ¿Para cuándo la prohibición de la pena de muerte en Irán?

-Hace muchos años que tanto yo como otros activistas de los derechos humanos en Irán venimos luchando por erradicar ese castigo, esa pena. Desgraciadamente no hemos tenido éxito. Nuestro éxito dependerá mucho de si llega la democracia a Irán. En un gobierno democrático los dirigentes escucha los deseos de su pueblo.


-¿Qué tiene que aportar o decidir la comunidad internacional en revueltas como la de Egipto o Túnez? ¿No son los propios pueblos que realizan esas revoluciones quienes tienen que decidir sobre su propio futuro?
-Sí, por supuesto. Los países occidentales no deben intervenir, pero a la vez, no tienen que ayudar a los dictadores. La ayuda que se puede hacer fuera de un país, es dar a conocer la situación real que vive la gente. Por ejemplo, dar a conocer lo que está pasando en el país a través de los medios de comunicación. Pero ¿cuál es el gobierno que llegará al poder? Ya tiene que ver con el deseo de la gente, con lo que el pueblo quiera.


-¿Cuál es el futuro inmediato que se espera en Irán? ¿Es impredecible?
-Yo creo que Irán ahora mismo es como un fuego debajo de unas cenizas. Cualquier brisa puede hacer desaparecer la ceniza. Yo estoy absolutamente convencida de que el futuro de Irán es la democracia.

  • 1