martes, 11 diciembre 2018
14:00
, última actualización
Local

Otra oportunidad para Andalucía de los Niños

La Junta y una empresa sevillana ultiman un contrato de explotación del parque, que permitiría la apertura al público y la rehabilitación progresiva de las maquetas.

el 25 feb 2015 / 11:00 h.

TAGS:

Sevilla26/02/2014 destrozos en Andalucía de los niños.FOTO: Pepo H Aunque la mayoría de las maquetas todavía están en pie, alguna de las más emblemáticas como la Giralda han sido arrancadas y destrozadas en los últimos tres años. / Pepo Herrera Después de tres años de abandono, saqueos, vandalismo y deterioro, al parque de maquetas Andalucía de los Niños se le presenta una nueva oportunidad de futuro. La Junta de Andalucía, titular de este recinto y de su conservación desde enero de 2012 –fecha en que Isla Mágica lo devolvió a la Consejería de Hacienda–, ha recibido una oferta para la explotación de esta parcela por parte de una empresa sevillana, que pretende reflotar este activo heredado de la Expo 92, que costó unos cinco millones de euros. Las conversaciones entre ambas partes comenzaron a finales de 2014 y ya hay un principio de acuerdo entre estos promotores –que han constituido ya la sociedad para tal fin– y la administración autonómica. De hecho, en diciembre, la Dirección General de Patrimonio publicó en el BOJA una resolución, iniciando así un expediente para otorgarles una concesión administrativa a fin de que puedan explotar este espacio, situado en la isla de la Cartuja, junto al río. En este anuncio, Hacienda y Administración Pública daba un plazo de 30 días para que otros posibles interesados plantearan proyectos alternativos al de la empresa sevillana, aunque no le dio publicidad, más allá del BOJA. Aquellas entidades que quisieran conocer las bases y requisitos de este proceso debían personarse por las mañanas en la sede de la consejería. Finalmente, no llegaron otras propuestas, por lo que será la compañía hispalense la que se haga con la concesión, siempre y cuando abone previamente un aval impuesto en las condiciones por la Dirección General de Patrimonio, algo que todavía no ha ocurrido, por lo que la operación no está del todo cerrada. Este tipo de procedimientos se conocen como contratos de concesión de obra pública a iniciativa privada. A falta de suscribir el convenio final, la intención de los promotores sería la de iniciar un proceso de restauración progresivo que permitiera la apertura del parque sin necesidad de que todo estuviera ya reparado, de modo que los visitantes pudieran presenciar los trabajos de recuperación de las miniaturas. Dentro de las instalaciones por explotar en esta parcela, se incluye el local de restauración y la tienda que formaban parte de Andalucía de los Niños –y que llegó a funcionar como discoteca hace unos años–. En concreto, se trata de un edificio de pequeñas dimensiones, distribuido en plantas sótano, baja y cubierta, de 347 metros cuadrados. La empresa también podrá dar uso a las salas de los antiguos talleres de mantenimiento de las piezas. Este es el segundo intento de la Junta por encontrar una empresa interesada en recuperar este embemático recinto. El primero fue en 2013, aunque en aquella ocasión el concurso público quedó desierto, ya que la consejería dejaba todo el coste de la restauración en manos del adjudicatario, a cambio de un canon muy reducido. Aquel pliego de condiciones para licitar la explotación comercial de Andalucía de los Niños permitía hacerse con la concesión por un máximo de 30 años si se cumplía la rehabilitación y la puesta en marcha del proyecto en el plazo de doce meses. A cambio del importante desembolso que las firmas interesadas tendrían que realizar, Hacienda planteaba un canon anual muy reducido durante los primeros cinco años de explotación. En concreto, ascendía a un mínimo de 1.035 euros durante los primeros cinco ejercicios, que subirían a 10.035 durante el lustro siguiente, para situarse definitivamente en 15.052 el resto del periodo. A pesar de que la administración aseguraba que había dos empresarios sevillanos interesados en presentarse al concurso, este quedó desierto. Tampoco concurrió la empresa barcelonesa Catalunya enMiniatura, especializada en este tipo de infraestructuras y gestora de un parque similar en Torrelles de Llobregat. Ahora Hacienda no recurre a un concurso público, sino a otro sistema que parece garantizarle la recuperación del parque. Desde que Isla Mágica devolvió este jardín a la Junta el 1 de enero de 2012, el deterioro ha sido constante debido a la falta de vigilancia y conservación y al vandalismo. Tal y como vienen denunciando asociaciones como Adepa, Legado Expo y los medios de comunicación, numerosas reproducciones a escala han sido dañadas e incluso sustraídas, mientras que el tendido eléctrico también ha sido completamente arrancado a causa de la falta de vigilancia y de mantenimiento –la valla estuvo meses llena de agujeros sin que nadie la arreglara–. El episodio más surrealista se produjo hace justo un año, cuando una pareja de indigentes y su perro ocuparon el parque, instalando su residencia allí y ofreciéndose a la propiedad a vigilar el parque por 20 euros al día. La Policía Autonómica tuvo que intervenir para sacarlos. La dejadez de Hacienda hacia este recinto, que ocupa 10.035 metros cuadrados y recrea los 72 monumentos y accidentes geográficos más característicos de la región, llegó a un punto que incluso el PSOE de Sevilla, a través del portavoz municipal Juan Espadas, reclamó una intervención de inmediato. El alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), también se brindó a restaurar el parque si le cedían su titularidad, si bien nunca llegó a plantear formalmente la oferta ante Hacienda.

  • 1