sábado, 23 febrero 2019
11:50
, última actualización
Local

Otro barco de ayuda se acerca a Gaza ante la amenaza de Israel

Obama, premio Nobel de la Paz, sigue sin condenar al Gobierno judío por el ataque.

el 04 jun 2010 / 20:27 h.

TAGS:

Los activistas Manuel Tapial, Laura Arau y el periodista David Segarra, ayer en Barcelona.

El navío irlandés Rachel Corrie el último barco de la Flotilla de la Libertad, continuaba ayer rumbo a Gaza y a primera hora de la tarde navegaba a 150 millas de la franja palestina, según confirmó uno de los grupos que organiza la expedición.


Cinco días después de que Israel asaltara a la flota de ayuda humanitaria y matara a nueve activistas, la portavoz de la organización Free Gaza, Greta Berlin, afirmó que la tripulación del barco no tiene intención de desembarcar en el puerto israelí de Ashdod, como propone Israel, sino en la franja palestina. Además, en el texto se aseguró que el navío llegará hoy a Gaza.


De acuerdo con el texto, el Rachel Corrie transporta 1.200 toneladas de ayuda humanitaria para la población de la franja palestina, y entre el pasaje figura la pacifista norirlandesa y premio Nobel de la Paz Mairead Maguire y un ex subsecretario general de Naciones Unidas de nacionalidad irlandesa, Denis Halliday. El comunicado de prensa también destacó la presencia a bordo del navío del activista malayo Matthias Chang Wen Chieh, quien fue asesor para asuntos políticos del ex primer ministro de Malasia Mahatir Mohamed.


Free Gaza divulgó la nota después de que fuentes diplomáticas israelíes confirmaran que Israel proseguía sus contactos para que el barco descargue su ayuda humanitaria en el puerto israelí de Ashdod y desista de su intención de llegar a la franja palestina. Es más, el Estado judío advirtió de que impedirá la llegada del Rachel Corrie a Gaza, como hizo el lunes con los otros barcos de la flotilla. Aquel día, el Ejército de Tel Aviv asaltó a los restantes seis barcos de la Flotilla de la Libertad y mató a al menos nueve activistas turcos que viajaban en una de las embarcaciones, la Mavi Marmara.


Poco después de que Free Gaza divulgara el comunicado en que precisó que el Rachel Corrie navegaba a 150 millas de Gaza, la diplomacia israelí distribuyó una declaración en la que afirmaba: "No queremos un enfrentamiento, no queremos abordar el barco". En la declaración, suscrita por el director general del ministerio de Exteriores, Yossi Gal, se advirtió de que Israel "está preparado para recibir el barco y descargar su mercancía". El Estado judío también especificaba que si el barco decide atracar en Ashdod "garantizara" un desembarco seguro", e hicieron una oferta: "Tras una inspección para asegurarnos de que no incluye armas ni material bélico, nos comprometemos a llevar la mercancía a Gaza. Representantes del barco y de las ONG serían bienvenidos para acompañar el traslado de la carga".


Obama no condena. Mientras tanto, el presidente de EEUU y premio Nobel de la Paz de 2009, Barack Obama, consideró ayer que aún era prematuro condenar el incidente y se limitó a explicar que el asalto a la Flotilla de la Libertad "no beneficia a la seguridad de Israel a largo plazo".


En una entrevista concedida al programa Larry King Live, de la cadena CNN, Obama indicó que "EEUU ha dicho, junto al resto de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que condenamos todos los actos que llevaron a esta violencia. Y recordó que su país apoya una investigación "de estándares internacionales" sobre lo sucedido y consideró que Israel estará dispuesto a someterse a ella.

  • 1