miércoles, 17 julio 2019
22:46
, última actualización

Padres niegan las supuestas "agresiones" en un colegio que investiga Educación

Han enviado un escrito mostrando su «total e incondicional apoyo» al centro y a la plantilla tras la apertura de un expediente para indagar los hechos denunciados por un grupo de madres.

el 30 abr 2014 / 23:19 h.

Imagen Quay (15704662) Las instalaciones del colegio privado, situado en Castilleja de la Cuesta. / El Correo Un grupo de padres de alumnos ha remitido a la Delegación Provincial de Educación un manifiesto acompañado por firmas en apoyo al centro privado Yago Scholl después de que el Servicio de Inspección de esta consejería haya abierto una investigación sobre el método educativo utilizado en este colegio a raíz de una denuncia en la que se recogía que los niños sufren supuestas «agresiones físicas», «insultos» y «castigos excesivos». Los padres niegan rotundamente estos hechos, que aún están investigándose y sobre los que el centro prefiere no pronunciarse públicamente. En el escrito, estos padres manifiestan su «rechazo e indignación absoluta a todas las calumnias e injurias que aparecen en los medios de comunicación sobre el colegio de nuestros hijos», ya que ellos sostienen que la denuncia de la que parte la investigación que se está llevando a cabo es «pura falsedad». «Es absolutamente falso que alguno nuestros hijos esté recibiendo o haya recibido nunca agresiones físicas, un trato vejatorio o humillante», añaden a este respecto. Asimismo, en el manifiesto aseguran que «estamos convencidos de la orientación educativa, humana y moral que sigue el colegio, así como de la metodología que se utiliza para ello, que es clara, transparente y absolutamente respetuosa con el niño y así nos lo trasmiten perfectamente tanto en las tutorías como en la Escuela de Padres que hay en el colegio». Por ello, en el escrito entregado en Educación muestran «nuestro total e incondicional apoyo al colegio y a todo el equipo humano que lo forma». En el primer escrito, un grupo de madres de exalumnos y exprofesores aseguraban que los «tirones de orejas», «insultos» y «collejas» que denuncian supuestamente eran «llevadas a cabo tanto por el profesorado como por el personal de la dirección y el gabinete psicológico». Igualmente, solicitaban que se investigara la titulación de «algunos profesores» y del «gabinete psicológico». En cambio, estos padres de alumnos que cursan en este centro sus estudios defienden que están «absolutamente convencidos de la integridad, dignidad y formación humana y profesional de todo el equipo que forma el gran proyecto que es Yago School». «No solo estamos contentos nosotros como padres con el colegio, sino que nuestros hijos también lo están. No hay nada más sincero que la felicidad y la sonrisa de un niño, y eso es una realidad que no se puede falsear», explican. Así, exigen «a aquellas personas que han decidido atacar a nuestro colegio que cesen inmediatamente sus actuaciones, así como a los medios de comunicación. Es intolerable la presencia del colegio en los medios y la presión a la que están sometiendo a padres y alumnos». La presión a la que estos padres hacen referencia se debe a que ésta no es la primera investigación por parte de Educación a este centro, ya que ya abrió una por supuestamente no admitir al hijo de una pareja homosexual, unos hechos que acabaron en la vía judicial tras la denuncia pública en los medios de comunicación que hicieron los padres de este menor. Es más, el colegio volvió a ser noticia la semana pasada cuando la Fiscalía de Sevilla presentó su escrito de acusación contra el director y la jefa de admisión en el que reclama un año de inhabilitación para el ejercicio de administración y dirección de centros escolares por un delito contra los derechos fundamentales y libertades públicas. La denuncia que ahora se investiga fue entregada el pasado 6 de marzo junto con un informe sobre dos menores, en el que uno de ellos describe que una psicóloga del colegio «le pegaban collejas» y que tenía «miedo a un profesor».

  • 1