viernes, 18 enero 2019
08:27
, última actualización
Deportes

Pendientes del Clásico entre el Real Madrid y el Barcelona

El partido entre los dos 'grandes' sí que importa en Sevilla. Una derrota culé y un triunfo sevillista ante el Villarreal colocaría a los de Unai con los mismos puntos del líder.

el 20 oct 2014 / 10:52 h.

Elche - Sevilla FC. / EFE En la imagen, un despeje de Nico Pareja durante el Elche - Sevilla. Foto: EFE El Martínez Valero es un estadio que históricamente no se le ha dado bien al Sevilla, que ayer lo visitó tras un parón que siempre depara algo inesperado en los equipos. Estos tiempos muertos trastocan muchas veces los ritmos y cambian dinámicas. La del Sevilla era buena hasta hace 15 días, y ayer salió en Elche con una mandanga impropia y que no gustó nada a los sevillistas hasta allí desplazados. En eso se pareció al Elche-Sevilla de la temporada pasada, de mal recuerdo para los hinchas desplazados hasta el Martínez Valero y no sólo por las tremendas ocasiones despilfarradas por Carlos Bacca, sino por el extraño episodio en el que la policía requisó, al parecer sin motivo, numerosas banderas y bufandas a los sevillistas, casi todas sin lemas o frases ofensivas. Hasta el Sevilla, de manera oficial, protestó por aquella sustracción policial. Las excelentes relaciones entre ambos clubes posibilitaron que ayer también hubiera sevillistas en las gradas. Quince euros valían y allí que se plantó un buen grupo. Quizás hasta más numeroso que el que viajó a Los Cármenes para ver el Córdoba-Sevilla por 70 euros. Un detalle tan plausible como la pancarta desplegada por los hinchas del Elche en la que se leía ‘Puerta presente’. Los aplausos en el minuto 16 fue un gesto que vino a continuar el que tuvo la plantilla ilicitana en la última jornada del curso pasado, cuando recibió en el Sánchez-Pizjuán al Sevilla tricampeón en Europa con un caballeroso pasillo. Pero este Sevilla de Unai Emery es tan sólido atrás, desde donde se construyen los equipos que quieren aspirar a algo en el fútbol, que ni los parones lo desvían del camino trazado. Es ya el mejor Sevilla de la historia en las ocho primeras jornadas de la Liga, junto al de 1990. Lo será en exclusiva si puntúa ante el Villarreal en el próximo compromiso liguero, tras la jornada europea del jueves en Lieja. Ayer se vio sobre el césped del legendario Martínez Valero a un jugador que causa sensación allá por donde va: Gerard Deulofeu. Sus regates y sus pases, aunque no fueron muy constantes por el juego defensivo del equipo, despertaron en la grada murmullos de admiración. El catalán tiene clase y media España está muy pendiente del hoy sevillista. Como todo el sevillismo lo estaba del regreso de otra de sus estrellas: Gameiro. El francés se había despedido de los terrenos de juego el pasado 14 de mayo en el Juventus Stadium lanzando un penalti ya por siempre histórico, el último de la tanda final ante el Benfica y que otorgaba al Sevilla su tercera Europa League. Desde entonces, otra larga visita a la enfermería por esa maltrecha rodilla derecha que no acaba de estar bien. Ayer tardó doce minutos para marcar. El sevillismo presente en Elche coreó  su nombre, cosa que no podía hacer desde hacía cinco meses. El francés está de vuelta y el Sevilla que podría igualar con el líder después del Clásico...

  • 1