jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Deportes

Perotti: "Esa gente no se merece formar parte de una afición tan grande"

El futbolista del Sevilla se ha referido a su incidente con un aficionado tras el partido del sábado en su perfil de Facebook, donde agradece las muestras de apoyo recibidas.

el 15 ene 2012 / 13:42 h.

Diego Perotti, en acción.

Diego Perotti protagonizó el sábado el segundo incidente en el que se ve envuelto un futbolista del Sevilla en los últim'os días. El pasado miércoles, Spahic y Rakitic tuvieron que vérselas con un grupo de seguidores a la salida del estadio, después de que el equipo cayese eliminado ante el Valencia, y ahora el protagonista ha sido el argentino.

Perotti se enfrentó con un aficionado a las puertas del hotel Meliá Lebreros tras bajar del autobús que trasladó al equipo después del partido. Allí le esperaba esta persona, la cual le había enviado mensajes "amenazantes" a su móvil días atrás. Tras identificarse, ambos llegaron a las manos, teniendo que ser separados por los allí presentes.

"Quiero agradecer a todos los que me dieron su apoyo y que escribieron en mi muro y los mensajes privados recibidos. Yo sé bien cómo es la afición del Sevilla y sé que este incidente no la involucra. Esa gente no se merece formar parte de una afición tan grande. Un abrazo para todos y lo dicho: muchas gracias", escribía Perotti en Facebook.

Horas más tarde, el futbolista explicaba con detalle lo ocurrido, al tiempo que pedía perdón públicamente a todos por este lamentable incidente. "Recibía mensajes amenazantes anónimos en mi móvil durante varios días. Yo sé que estuve mal, pero después de una lesión y perder, vino a increparme. Se presentó como la persona que me mandaba mensajes y no estuve bien. A veces cuesta estar tranquilo. Ahora no reaccionaría de la misma manera. Pido perdón al club, a mis compañeros y a la afición", decía en la Cope.

El argentino, que tuvo que ser separado por Negredo y Martagón, delegado del equipo, reconoció que llegó a las manos con el aficionado, pero que por suerte no pasó nada grave: "Llegó a haber los típicos manotazos, él venía con otro amigo y fue más dos contra uno que un mano a mano, pero no pasó nada".

  • 1