Piden cuatro años para un lotero de Camas por quedarse con la recaudación

El acusado, que será juzgado por un jurado popular, se apropió de más de 5.000 euros en ventas.

el 07 jun 2012 / 19:27 h.

Un ciudadano compra unos décimos en una administración.

Quizás estaba harto de repartir premios y de no llevarse nunca nada, o simplemente fue avaricia. El caso es que un lotero de Camas será enjuiciado por un jurado popular acusado de un delito de malversación de caudales públicos por quedarse con 5.300 euros de la recaudación realizada durante varias semanas en su administración de lotería. El fiscal pide para él cuatro años de cárcel y otros siete de inhabilitación absoluta. Será juzgado el próximo 17 de septiembre en la Audiencia de Sevilla.

Estamos acostumbrados a ver la imagen de los loteros descorchando una botella de champán para celebrar los millones que han repartido entre sus clientes. Sin embargo, algunos también acaban en el banquillo de los acusados, como el caso de este lotero de la localidad de Camas, identificado como José L.C. al que acusan de haberse quedado con dinero del Ministerio de Economía y Hacienda al no ingresar las recaudaciones de tres semanas distintas del año 2009 realizadas en su administración.

Y es que, según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía, al que tuvo acceso este periódico, la supuesta malversación de fondos se produjo "en las semanas quinta, sexta y séptima del año 2009". Es decir, a principios del mes de febrero. El acusado era entonces el propietario de una de las administraciones de loterías de Camas, dependiente del organismo nacional de Loterías y Apuestas del Estado del citado Ministerio de Economía y Hacienda.

En esos días, "actuando con ánimo de enriquecimiento ilícito, no ingresó en la cuenta bancaria" correspondiente a Loterías "las recaudaciones" de las tres semanas primeras semanas del mes de febrero, "apropiándose del contenido de las mismas".

En concreto, supuestamente José L.C. se habría quedado con 2.500,61 euros de la semana quinta, 2.313,63 euros de a la semana siguiente y 487,26 euros correspondiente a la tercera. En total, la cuantía presuntamente defraudada asciende a 5.301,50 euros que, según el Ministerio Fiscal, el acusado "ha incorporado a su patrimonio".

Estas cantidades, que no fueron percibidas por el Estado, fueron abonadas por la entidad aseguradora Axa, ya que es la que tiene suscrita una póliza de aseguramiento con Loterías y Apuestas del Estado.

Una vez descubierto el presunto fraude, el caso fue investigado por el Juzgado de Instrucción número 12 de Sevilla, que después de agotar todas las diligencias procesó al lotero por un delito de malversación de caudales públicos. Un tipo delictivo cuyo enjuiciamiento corresponde a un tribunal popular, que será así el encargado del juzgar al acusado.

El fiscal, tras cerrarse la investigación, presentó su escrito de calificación en el que reclama para el procesado cuatro años de prisión, la pena mínima que establece el Código Penal para este tipo de delitos, que está castigado con entre cuatro y ocho años cuando las cantidades son elevadas. Asimismo, solicita la inhabilitación absoluta durante siete años. Recuerda, además, que no concurre en el acusado ninguna causa para poder rebajarle la condena.

De esta forma, el lotero se sentará en el banquillo de los acusados previsiblemente a partir del próximo 17 de septiembre, fecha que ha sido fijada por la Oficina del Jurado para elegir a los miembros que compondrán el tribunal popular.

El juicio tendrá lugar en la Audiencia Provincial de Sevilla y al mismo han sido citados como testigos diversos directivos de Loterías y Apuestas del Estado, así como directores de sucursales bancarias, para poder acreditar que el lotero no ingresó la recaudación de lo vendido durante tres semanas, sino que se lo quedó en su poder.

  • 1