lunes, 19 noviembre 2018
12:53
, última actualización
Cultura

Porque ellos lo valen

Maika Makovski y Juan Echanove imprimen intensidad dramática a la narrativa de Edgar Alan Poe.

el 30 oct 2011 / 09:17 h.

De todos es sabido que el teatro no tiene en su poder la clave del éxito. Pero cuando tres estrellas como Bieito, Echanove y Makovski unen su potencial creativo en un mismo espectáculo, el triunfo se huele desde su gestación.

Es justo lo que le ocurre a esta obra, producido por el Grec Festival de Barcelona y el Teatre Romea.

Se trata de una suerte de concierto dramatizado que planea por la poesía hasta detenerse en el cuento más conocido de Poe, El gato negro, para terminar con otra de sus creaciones más populares, El cuervo, una composición lírica en la que Poe vuelca toda su carga de romanticismo maldito.

Tal vez por eso Bieto se empeña en imprimir a la puesta en escena un ambiente solemne, casi de culto. Para ello sumerge a los intérpretes en la niebla y los sitúa en un espacio vacío de paredes blancas sin más apoyo que una iluminación radical que recrea una atmófera fantasmal. Con ello pretende, sobre todo, destacar los textos del escritor norteamericano. Sin embargo, si algo brilla en el escenario es la figura de los intérpretes. Ambos, rozando la genialidad nos brindan con su actuación un sinfín de destellos sublimes que ahondan en la solemnidad de la dramaturgia. Al igual que la música, compuesta para la ocasión por la propia Makovski, que juega con el contraste de su voz, cálida y rica en matices, y las sobriedad del piano.

Por todo ello, no tenemos más remedio que reconocer que este espectáculo, a pesar de ser una propuesta tan dura como densa, es una magnífica producción.
Sin embargo, como hecho teatral no acaba de sostenerse porque, en realidad, lo que nos emociona de este montaje no es la dramaturgia ni los textos del insigne escritor que la sostienen, ni siquiera la composición musical, sino el lucimiento actoral de Echanove y la impresionante voz de la cantante mallorquina.

Claro que, para un director como Bietio, dar vida a unos textos que nacieron para suscitar la imaginación del lector sin dibujar ninguna imagen concreta ha debido ser una tentación evidente. Sobre todo si tenemos en cuenta su vocación trasgresora. Lástima que ésta no se haya puesto al servicio de un ejercicio teatral comprometido que cumpla con la función social del teatro.

 

DESAPARECER
  * * *
Teatro Central 29 de octubre.
Dramaturgia y Dirección: Calixto Bieito.
Música original: Maika Makovski.
Espacio Sonoro:Jordi Ballbé.
Iliuminación: Calixto Bieito/ Txema Orriols. 
Escenografía: Aida Guardia.
Vestuario: Marian Corominas.
Intérpretes: Juan Echanove y Maika Makovski.  

  • 1