jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Deportes

Preparados, listos... ¡ya!

Arranca el maratón de partidos para el Sevilla, que inaugura 2015 recibiendo a un Celta con bajas y que no gana desde el 1 de noviembre. Emery ha citado a todo su arsenal de ataque

el 03 ene 2015 / 11:05 h.

SEVILLA FCl 14-15 Entrenamiento del Sevilla, previo al partido ante el Celta de este sábado. Foto: Manuel Gómez. Después de tres semanas eternas, vuelve el fútbol al Sánchez-Pizjuán. Regresa el Sevilla a la competición liguera dispuesto a inaugurar 2015 con victoria, para así seguir la marcha triunfal en la presente temporada. Arrancan los de Unai Emery recibiendo a un Celta que les ganó los dos envites el curso pasado –con Luis Enrique en el banquillo– pero que acumula dos meses sin ganar. Los más supersticiosos vuelven a tener la mosca detrás de la oreja. Otro dato para las suspicacias: los de Berizzo no marcan un gol desde hace 576 minutos y acuden a Nervión sin Nolito ni Larrivey, sus dos máximos goleadores. Digamos que el parón les vino de lujo a los vigueses, aunque el Sevilla también necesitaba un respiro. Como suele ser habitual, Unai ha alertado del peligro del Celta, sabedor de que en la carrera de larga distancia hacia la Champions no valen demasiados tropiezos en este tipo de partidos. Lo tuvo en el último, en la visita a Sevilla del Eibar, que arrancó un empate de Nervión. Pese al gran bagaje sevillista –30 puntos en 15 partidos–, la clasificación habla de que los nervionenses son sextos y que la pelea por la cuarta plaza se presume disputada al máximo. Se barrunta para esta tarde un Sevilla al ataque. Cuando Emery cita a tres delanteros, normalmente suele dar sitio a dos desde el inicio. Aspas está en la lista, precisamente ante su equipo del alma. Sin embargo, lo que puede frenar a Unai es la palpable necesidad de fútbol que tiene el Sevilla en el centro del campo, por lo que no parece muy lógico que Banega y Denis se queden en el banquillo. Alguno de los dos jugará, y quizás ahora esté el argentino por delante del gallego –también céltico de corazón– en las quinielas. Unai sólo tiene dos bajas: Coke, que se acaba de operar de la fractura nasal que se produjo antes de Navidad, y Cristóforo, quien pasó de nuevo ayer por el quirófano para arreglar otra vez su rodilla izquierda. Por tanto, tiene el técnico la oportunidad de colocar el once que quiera, toda vez que el uruguayono jugaba en la Liga y en el lateral derecho Diogo no tiene el cartel de suplente. Volverá Tremoulinas en el costado izquierdo y se despedirá Mbia antes de partir hacia la Copa de África. Las dudas están en el ala derecha, donde Reyes ha estado renqueante en los últimos entrenamientos, y en el ataque, donde Banega y Denis se disputan un puesto clave: el que haga jugar al equipo y actúe de enlace con Bacca, siempre indiscutible en la punta. En el Celta el panorama es más oscuro. A la mala racha de resultados y efectividad goleadora se le unen las bajas de Larrivey, Nolito y Augusto, todos sancionados. Ya ganó la temporada pasada en el Sánchez-Pizjuán, único escenario no profanado en el actual curso. Después de cinco derrotas y un empate, los de Berizzo planean fortalecerse en defensa, tal y como hizo el Eibar en diciembre. Sí estará Charles, que formará en ataque con Orellana y el canterano Santi Mina. Radoja y Krohn-Dehli son indiscutibles en la medular, así como Cabral y Fontás en el eje de la defensa.

  • 1