domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Local

"Ser hija de Dios fue el título más grande de Cayetana"

Palabras del arzobispo Asenjo es la misa de sufragio por la duquesa de Alba, la que, siguiendo la tradición cristiana, se oficia a los nueve días después del fallecimiento.

el 01 dic 2014 / 20:46 h.

TAGS:

misaFamiliares y amigos de la duquesa de Alba asistieron en la iglesia de la Hermandad de los Gitanos, de Sevilla, a la primera misa en sufragio por el alma de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, fallecida el 20 de noviembre en la capital andaluza a los 88 años de edad. Esta misa es la que, siguiendo la tradición cristiana, se oficia a los nueve días después del fallecimiento. A la misa funeral asisten el viudo de la duquesa de Alba, Alfonso Díez; y los hijos de la fallecida, menos Cayetano, quien el pasado 26 de noviembre fue operado de urgencia en una clínica de Sevilla de una obstrucción intestinal severa y está convaleciente, así como amigos y cofrades de la Hermandad de los Gitanos. Alrededor de las 19.30 horas local, media hora antes de que comenzase el rito religioso llegaron al templo -donde reposan las cenizas de la duquesa- sus hijos Carlos -duque de Huéscar y futuro duque de Alba; Alfonso, Fernando, Jacobo, éste acompañado de su esposa, Inka Martí, y Eugenia. También asistieron al oficio religioso el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, acompañado de su esposa, Beatriz; el diseñador Tony Benitez, el torero Pepe Luis Vázquez; el confesor de la duquesa, el sacerdote sevillano Ignacio Sánchez-Dalp; y el escritor y periodista Antonio Burgos. La junta de Gobierno de la Hermandad de los Gitanos, de cuyo Cristo era muy devota la duquesa de Alba. también asiste a la misa. Cayetana Fitz-James Stuart y Silva financió este templo, iglesia del Valle, no muy lejano de palacio de las Dueñas, donde falleció. El templo tiene en su altar las imágenes del Señor de la Salud (Cristo de los Gitanos)  y las Virgen de las Angustias, titulares de la hermandad de Los Gitanos, una de las más populares de la ciudad y que sale en procesión la "Madrugá" del Viernes Santo. El arzobispo de Sevilla, José Asenjo, aseguró ayer en la misa de difuntos que ser "hija de Dios fue el título más grande de una persona que tantos títulos tuvo en vida". Asenjo destacó en su homilía que Cayetana Fitz-James Stuart "hizo muchas cosas buenas a lo largo de su vida; ayudó a la Iglesia y a los pobres" y que también a reconstruir el templo donde se ha celebrado la misa, la Iglesia del Valle, sede de la Hermandad de los Gitanos, de la que la aristócrata era hermana. PRIMERA MISA EN SUFRAGIO POR EL ALMA DE CAYETANA FITZ-JAMES STUART Y SILVA La homilía del arzobispo de Sevilla, quien concelebró la misa con seis sacerdotes, entre ellos el confesor de la duquesa, Ignacio Sánchez-Dalp, y el director espiritual de la Hermandad de Los Gitanos, el carmelita descalzo Juan Dobado, ha sido seguida desde la primera fila por el viudo de la duquesa, Alfonso Díez, y cinco de los seis hijos de la aristócrata, ya que Cayetano aún convalece de la operación a que ha sido sometido por una obstrucción intestinal. En esta iglesia reposan parte de las cenizas de la duquesa de Alba, por su expreso deseo, desde el pasado día 21, cuando fueron depositadas en una hornacina de una de las naves laterales, bajo un cuadro que representa la resurrección de los muertos y bajo una lápida de mármol blanco que dice: "Aquí reposan las cenizas de nuestra hermana, doña Cayetana Fitz-James Stuart y de Silva, Duquesa de Alba. Camarera de honor de María Santísima de las Angustias, medalla de oro, y gran benefactora de esta Hermandad de los Gitanos, gracias a cuya contribución y ayuda fue posible la reconstrucción de este Santuario. Estará por siempre en la memoria de nuestra hermandad. 1926-2014". Ante la lápida, que hoy permanecía acordonada, sólo había un enorme ramo de rosas con la inscripción: "La prensa rosa de Sevilla no te olvida". Frente a esta lápida, en la otra nave del templo, están situadas imágenes de San Juan, de sor Ángela de la Cruz y del beato Ceferino Jiménez Moya "el Pelé", el primer beato gitano, martir durante la Guerra Civil por su devoción al rosario y por su negativa a ocultarse para rezarlo. La junta de Gobierno de la cofradía de Los Gitanos, una de las más populares de Sevilla y que sale en procesión la "Madrugá" del Viernes Santo, también ha asistido a la misa, acompañando a la familia de la duquesa. Unas trescientas personas, doscientas de ellas sentadas, asistieron a la misa, la mayor parte de ellas vecinos del Palacio de las Dueñas, muy próximo a la Iglesia del Valle, o sevillanos anónimos, que no se han despedido sin antes ofrecer sus condolencias al viudo y los hijos de la aristócrata, que las han recibido junto al altar presidido por las imágenes de Nuestro Señor de la Salud y la Virgen de las Angustias, titulares de la cofradía de Los Gitanos. A la devoción de Cayetana de Alba por la Virgen de las Angustias también se ha referido el arzobispo de Sevilla al calificar esta devoción de "filial, tierna y entrañable". El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha asistido al oficio religioso, junto con otros amigos de la familia, como el periodista Antonio Burgos, la duquesa de Feria y los hijos del torero Pepe Luis Vázquez, de quien la duquesa fue amiga desde muy joven. El funeral de la duquesa de Alba se celebró en la Catedral de Sevilla, el pasado día 21, oficiado por el cardenal Carlos Amigo, Arzobispo emérito de la ciudad, con la asistencia de la Infanta Elena, el ministro de Defensa, Pedro Morenés; el presidente del Senado, Pío García Escudero. Por la capilla ardiente, instalada en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla, pasaron de miles de sevillanos, por lo que sus hijos y su viudo han mostrado su agradecimiento al pueblo de Sevilla.

  • 1