martes, 19 marzo 2019
21:42
, última actualización
Local

Protesta contra desalojos de ancianos en viviendas antiguas de Sevilla

Una treintena de personas se han concentrado hoy ante el Ayuntamiento de Sevilla para protestar por los desalojos de vecinos, en algunos casos ancianos, de casas construidas en la década de los 50 en la barriada Begoña, en la zona de la Macarena.

el 15 sep 2009 / 21:30 h.

TAGS:

Una treintena de personas se han concentrado hoy ante el Ayuntamiento de Sevilla para protestar por los desalojos de vecinos, en algunos casos ancianos, de casas construidas en la década de los 50 en la barriada Begoña, en la zona de la Macarena.

Para la protesta, los vecinos han instalado mesas y sillas y han exhibido pancartas en las que se pide que no exista "ningún desalojo sin realojo" y se resalta otro lema: "vivienda digna, derecho universal".

También han colgado una pancarta de los naranjos de la Plaza Nueva en la que piden que se pare la "especulación" con las viviendas y han promovido la recogida de firmas de los ciudadanos para apoyar su reivindicación.

Los manifestantes se tapaban las caras con grandes fotografías de dos de los últimos afectados por los desalojos, Esperanza Domínguez, de 88 años, que fue juzgada el pasado lunes por no querer abandonar su casa, y Juan León, de 63, que acudió a la protesta ayudado de una muleta porque tiene un pie lesionado.

El portavoz de los vecinos, Carlos Serrano, ha explicado a los periodistas que en los dos últimos años se ha desalojado a doce familias de la calle Guadalcanal número 5 y de los números 8 y 10 de la calle Valdelarco.

Ha agregado que en esos inmuebles quedan viviendo trece familias, de las que cuatro sufren una situación más grave porque es inminente su salida de las viviendas.

El portavoz ha señalado que la propuesta de los vecinos pasa porque la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla compren los inmuebles en los que están los vecinos, la única forma de evitar que en los próximos meses "estemos todos en la calle".

Los vecinos afirman que la constructora Ópera S.L. les avisó en marzo de 2007 de que no les renovarían los contratos y les ofrecían la opción de comprar las casa por "28 millones de pesetas", un precio que consideran "abusivo".

Entonces decidieron asociarse y pedir al Ayuntamiento que compraran los inmuebles, aunque no han recibido aún una respuesta afirmativa, según el portavoz vecinal, que atribuye el problema que sufren al "proceso de especulación" que sufre su barrio y otros de la ciudad, por lo que alertan de que este problema "afecta a todos".

Así, han insistido en que las empresas propietarias de bloques de viviendas dejarán que se deterioren las casas "para expulsar" a los inquilinos, reformarlas y venderlas o alquilarlas "a precios desorbitados".

En marzo de 2004 se provocó una gran polémica en Sevilla tras el desahucio de Rosario Pulido, de 86 años, que vivía en la céntrica plaza de la Encarnación.

  • 1