viernes, 14 diciembre 2018
13:47
, última actualización
Cultura

Proyecto Ocnos, sin miedo a la música del siglo XX

De un impulso, de una necesidad, así es como surge esta formación sevillana dedicada a la música contemporánea. La Fundación Valentín de Madariaga acoge su nuevo ciclo.

el 01 feb 2015 / 17:34 h.

TAGS:

Rocío de Frutos, Gustavo Domoja y Pedro Rojas, integrantes de Proyecto Ocnos. / Paula Cabrera Rocío de Frutos, Gustavo Domínguez Ojalvo y Pedro Rojas, integrantes de Proyecto Ocnos. / Paula Cabrera

Hace algunos años una célebre casa de discos publicó una colección titulada ¿Quién teme a la música del siglo XX? Proyecto Ocnos vendría a ser, a escala local, la entusiasta respuesta de dos músicos andaluces radicados en Sevilla. El guitarrista jiennense Pedro Rojas y el clarinetista jerezano Gustavo Domínguez Ojalvo conforman un pequeño conjunto dispuesto a «derribar el miedo» que aun suscita la música contemporánea. Con ellos está también la soprano Rocío de Frutos, que participará esta primavera en la primera grabación de esta nueva formación

Tras Proyecto Ocnos no hay ningún estudio de mercado riguroso. Sólo el impulso y la pasión por la música de nuestro tiempo. Y una constatación, «en Sevilla hay público para este repertorio, otra cosa es que todavía ambos no se hayan encontrado», apunta Domoja. «Mirando el éxito del Festival de Cine Europeo, de las librerías alternativas y del arte contemporáneo es imposible creer que alguien interesado en todo eso no se sienta atraído por la música de John Cage o Helmut Lachenmann», anota.

Pero quedan muchas tareas pendientes, «y muros que derribar». Ellos ya han empezado haciéndolo en la Fundación Valentín de Madariaga, donde ofrecerán el próximo 17 de febrero el programa Marsias (19.45 horas, cinco euros), «donde conectamos la música del siglo XX con el folclore que, en ocasiones, la ha inspirado». Allí además compartirán con los asistentes conversación y hasta una copa de vino. «Queremos mostrarnos cercanos, explicar lo que sea necesario, crear conexión con el público», dice Pedro Rojas. Lo que se viene llamando crear afición.

Curtidos en la enseñanza y en múltiples aventuras musicales, Proyecto Ocnos noe sconde su vocación didáctica:«Pretendemos que la gente le pierda el miedo a la música de los siglos XX y XXI y soñamos con un boom parecido al que la música antigua experimentó hace unos años», añade Domoja. En el horizonte, multitud de proyectos e ilusión, esa palabra tan a la contra en la mayoría de las grandes orquestas. Conciertos en espacios inusuales, programas con música electrónica, «autogestionándonos, como hacen los grupos de rock». Carretera y manta. Guitarra y clarinete. Proyecto Ocnos.

  • 1