Economía

Puleva pretende trasladar a la mitad de la plantilla de Alcalá a plantas de Lérida y Galicia

El comité de empresa critica que el grupo francés Lactalis plantea la movilidad geográfica para todos en lugar de un ERE por ser más barato.

el 08 feb 2014 / 22:00 h.

TAGS:

PULEVALos trabajadores de la planta de Puleva de Alcalá de Guadaíra tienen hasta el próximo jueves para elegir a quienes se sentarán a negociar con la empresa las condiciones del cierre de la factoría. Sin embargo, la compañía –el grupo francés Lactalis– ya está poniendo sus cartas sobre la mesa, y ha desvelado su pretensión de trasladar en torno a la mitad de la plantilla –integrada por 70 personas– a sus plantas de Mollerusa (Lérida) y Galicia. Desde el momento en que la compañía anunció el cierre de Alcalá por improductiva les aseguró que serían recolocados en Granada. «Ya nos parecía que eso no sería así, que solo lo decían de cara a la galería, puesto que el año pasado despidieron a 19 compañeros de la fábrica de Granada», explicó ayer el presidente del comité de empresa, Guillermo Díaz, que recordó que más de la mitad de la plantilla está por encima de los 50 años. «Tenemos hasta tres actas firmadas por la empresa asegurando la recolocación en la planta granadina», remarcó. La empresa, abundó Díaz, ha planteado movilidad geográfica para todos, lo que implica de facto un abaratamiento del proceso respecto a la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE). «Es una manera de despedir más barato», consideró, puesto que el ERE ofrece unas garantías legales que se pierden si la empresa ofrece traslados a todos sus empleados. Para ellos está claro el objetivo: «Lo que están buscando cuando ofrecen a una persona de 63 años –tenemos compañeros de hasta esa edad– irse a Mollerusa o Galicia es que esa persona pida la baja voluntaria y ahorrarse el dinero del despido», puesto que la indemnización sería de 20 días por año trabajado con un máximo de nueve mensualidades. Pero también se ahorran el pago de las prejubilaciones, figura que queda anulada si se enmarca en un proceso de movilidad geográfica, y que en un ERE sería obligatorio para mayores de 55 años, precisó. MOVILIZACIONES. La plantilla no está dispuesta de todas formas a tirar la toalla. Por eso, después de mantener una reunión con los tres grupos parlamentarios en el Parlamento de Andalucía el pasado jueves, las siguientes movilizaciones están previstas para mañana, cuando han convocado una concentración frente a las puertas de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, así como el jueves 13. Para ese día hay previsto una marcha a pie desde la factoría de Alcalá, que partirá a las 9.30 horas, hasta el Ayuntamiento de Sevilla, punto que esperan alcanzar en torno a las 13.30 horas, indicó el presidente del comité de empresa.

  • 1