martes, 19 febrero 2019
16:35
, última actualización
Local

Quimera y realidad

el 31 may 2010 / 07:19 h.

TAGS:

Aquel día que, decepcionado por el empate firmado por los suyos ante el Murcia en casa, Víctor Fernández lanzó aquella frase de "ascender es casi una quimera" se desató una dura polémica que, afortunadamente, ha sido muy positiva para el Betis. Hoy quimera se ha convertido en realidad, merced a un gol de Juanma en el último minuto del tiempo añadido en Huesca. Con el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua por delante quedan claras todas las acepciones de ambas palabras, pero en el fútbol todo puede ser muy diferente. Es la grandeza de este juego que desata pasiones, muchas veces increíbles y hasta imposibles de analizar.

Sin análisis que hacer. El partido de Huesca no resiste el más mínimo análisis futbolístico en cuanto al juego de un equipo llamado a ser superior. Imposible hacer un fútbol más mediocre y de nulidad de remate. Ahora bien, cuando se juega un ascenso todo análisis queda para otra ocasión porque ganar, y vale el sea como sea, era la única meta para depender de sí mismo hacia el ascenso en las tres últimas jornadas. Numancia, Salamanca y Levante serán las piedras en el camino pero los vientos soplan a favor de la nave verdiblanca camino del puerto de la Primera División.

Las declaraciones de Jiménez. Le ha caído encima a Manolo Jiménez el peso de la crítica por sus inoportunas declaraciones vertidas días atrás sobre los méritos a repartir por ganar la Copa. Menos mal que José María del Nido y Antonio Álvarez han optado por la prudencia. Buena consejera en estos momentos. Ahora bien, en el mundo del fútbol, cuando se está a la búsqueda de un nuevo equipo, apuntan muy bien los comportamientos.

No entiendo quien, a veces aconsejado por especialistas para salvar escollos periodísticos, o bien tenga muy dentro rencor o no tenga cerca consejeros que le faciliten la labor. Ahora, Manolo, no han sido los periodistas quienes te han acosado con sus preguntas, bien o mal intencionadas o cómodas e incómodas, en la sala de prensa después de un mal partido o una derrota decepcionante. Ahora ha sido bien tu rencor o tu incapacidad para manejarte ante los medios de comunicación la que te ha jugado una muy mala pasada. Lo primero es difícil de arreglar. Lo segundo, muy fácil y necesario para el futuro, para tu futuro.

  • 1