jueves, 21 marzo 2019
07:53
, última actualización
Deportes

¿Quo vadis Sevilla FC?

LA CONTRACRÓNICA. Sin rumbo ni fórmula, un equipo que no avanza, establecido en una indefinición exasperante, un limbo futbolístico... pero ojalá fuese tan simple como cambiar, de nuevo, al entrenador.

el 03 nov 2013 / 01:40 h.

celta1¿Hacia dónde va este Sevilla? Sin rumbo ni fórmula, la realidad es la de un equipo que no avanza, establecido en una indefinición exasperante, un limbo futbolístico que, doce partidos después, confronta con la expectativa inicial. Doce partidos después, el Sevilla está en el mismo punto que estuvo con Marcelino, con Míchel... De nuevo la bronca estruendosa del Sánchez-Pizjuán. ¿Otro técnico en la puerta de salida, otro en la de entrada? Marcelino triunfa en el Villarreal, al que ascendió y lo tiene en puesto de Champions League; el Olympiacos de Míchel es líder de la liga griega...Unai Emery convivió en Valencia con la crítica mientras ubicaba un año sí y otro también al conjunto levantino en la mejor competición continental. La conclusión, que ojalá el problema del Sevilla en los últimos años fuera tan simple como que el entrenador no sirve. Es obvio que el preparador de Hondarribia no ha logrado plasmar ni una idea ni ha logrado construir una estructura. La misma comparación de ayer mismo con el Celta de Vigo le deja en evidencia. Pero al Sevilla no le queda otra que darle margen y tiempo a Emery, y salvo una entrada en barrena llevar esta apuesta hasta las últimas consecuencias. Será una dura prueba para José María del Nido, porque todo apunta a una temporada mediocre salvo que la Europa League proporcione alguna oportunidad de transformar el anonimato en la Liga en un protagonismo continental, que ahora cuesta creer pero que en febrero ya se verá. Porque para algo habló de un proyecto a tres años, ¿o no? Mientras, la dinámica será la que viene siendo, días regulares y alguno bueno con algunos calamitosos como el de ayer ante el Celta, al que Beto le regaló una victoria que bien pudo llegar por una vía más ortodoxa, por alguna de las claras ocasiones que tuvieron los gallegos, que han ganado en sus tres visitas a Andalucía, ante Betis, Málaga y ayer en Nervión. Son las tres victorias que tiene en su casillero, porque en Balaídos aún no ha ganado. El Sevilla deberá ganar tranquilidad con un buen resultado el próximo jueves ante el Slovan Liberec. Después visitará al Espanyol y llegará el parón previo al derbi en el Pizjuán, partido, por cierto, que corre el riesgo de no disputar Ivan Rakitic si la amarilla que ayer debió buscar se la muestran en Cornellá-El Prat. Noche negra.

  • 1