sábado, 19 enero 2019
20:57
, última actualización

Reabre la sala de vistas de los juzgados de Marchena tras la rehabilitación de la techumbre

El artesonado se vino abajo el pasado mes de abril debido al mal estado de las instalaciones

el 11 oct 2014 / 12:00 h.

16260260Los juicios se vuelven a celebrar desde el miércoles en la sala de vistas de los juzgados de Marchena. Una empresa especializada en restauración ha tardado un mes en finalizar la rehabilitación de la techumbre, que se desprendió en abril. Mientras tanto, una pequeña sala sin acceso a público era el lugar escogido para celebrar los juicios. Así, han estado trabajando los funcionarios del Partido Judicial de Marchena quienes se quedaban sin sala de vistas tras el derrumbe de parte del techo. Era el pasado 11 de abril cuando la superior del artesonado mudéjar de la única sala de vistas existente en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Marchena, que da servicio a más de 50.000 personas de Arahal, Paradas, Marchena y La Puebla de Cazalla, se desprendía fruto de su mal estado de conservación. El antiguo convento del siglo XV sufría un derrumbe del artesonado en abril y no era hasta junio cuando se ofrecía una alternativa. Tras más de un centenar de pleitos retrasados, se procedía a reubicar la sala en otras dependencias del edificio, considerándose la mejor solución por las autoridades judiciales después de estudiar otras propuestas para solucionar la caótica situación. Una medida que fue cuestionada por los funcionarios debido «a las malas condiciones del edificio, a las molestias de tener una obra en la sede y la reubicación del forense, que tenía que bajar para examinar a personas mayores o lesionadas». Casi medio año después, el pasado miércoles se retomaba la actividad normal con los primeros juicios en la sala. Durante septiembre, una empresa especializada ha trabajado en la cubierta, reforzándose la misma con vigas de madera y hormigón. El artesonado ha sido limpiado y tratado para evitar el deterioro por carcomas. Unas obras que garantizan la seguridad de los funcionarios y los vecinos que acuden a esta dependencia judicial. Aunque se ha solucionado este problema, la sede judicial sigue en mal estado de conservación con instalaciones que difícilmente cumplen las medidas requeridas para impartir justicia, «puesto que no tiene ni acceso a minusválidos» se quejan los funcionarios. Igualmente el presidente del TSJA visitaba las instalaciones lamentándose de «la delicada situación en la que estaba».

  • 1