martes, 11 diciembre 2018
23:41
, última actualización
Deportes

Real centenario verdiblanco

Ayer se cumplieron cien años de la ‘realeza’ del Betis. El Rey Alfonso XIII concedió dicho título honorífico en agosto de 1914.

el 18 ago 2014 / 13:18 h.

alfonso xiii - efe_opt Alfonso XIII de Borbón, rey de España desde 1886 hasta 1931. Fuente: EFE. Un 17 de agosto de 1914 el Rey Alfonso XIII concedía el título honorífico de Real a la Sociedad Betis Foot-ball Club, según la Real Orden promulgada en el Palacio de Miramar de San Sebastián. Cien años se cumplieron ayer de tan ilustre efeméride. No es la mejor época del Betis, pero aun en Segunda, el club heliopolitano proclama orgulloso que es ‘Real’. Para siempre. Desde aquella fecha, y después de la absorción por parte del Sevilla Balompié del Betis Foot-ball Club, la actual entidad verdiblanca exhibe tal título y designación como confirma el Real Decreto del 23 de diciembre de 1914. En sus inicios, las insignias del club todavía no estaban teñidas de verde y blanco, ni el apodo de bético se estilaba aún: todo llegaría más tarde. El origen de aquel proceso se remonta a 1907, año de la fundación de un Sevilla Balompié (anteriormente España Balompié) cuyos inicios estaban íntimamente vinculados a la Escuela Politécnica de Sevilla, lugar donde se preparaban los jóvenes candidatos a militares. Vestidos con camiseta azul y pantalón blanco, el club adoptó como gran rival deportivo al Sevilla Fútbol Club, fundado en 1905. Aquella rivalidad no era demasiado excitada, es cierto, pues en aquellos tiempos los jugadores solían cambiar de un club a otro sin problemas. Pero sí aparecieron piques entre aficionados. Dos años más tarde, a finales de 1909, a consecuencia de una escisión en el Sevilla, nace el Betis Foot-ball Club, formado por destacadas figuras de la política liberal de la ciudad. Manuel Gutiérrez Fernández fue su primer presidente y se caracterizó por firmar jugadores de alto nivel para competir, en cuanto a resultados, con el Sevilla Balompié, una rivalidad que superó a la ya existente con el Sevilla. En 1914, el Betis FC, a pesar de no estar en su mejor momento de resultados, inició los trámites con la Casa Real para solicitar el título de realeza y que así S.M. el Rey D. Alfonso XIII presidiera el club de forma honoraria. Dichas gestiones acabaron culminando exitosamente en septiembre de ese mismo año, merced al trabajo realizado por el entonces presidente Pedro Rodríguez de la Borbolla y Serrano. La entidad pasó a denominarse Real Betis Foot-ball Club, algo que incentivó el interés de las otros dos clubes sevillanos por absorverlo. La absorción se acaba produciendo a finales de 1914, cuando tras una serie de negociaciones entre ambas directivas, se acuerda la absorción del Real Betis FC por parte del Sevilla Balompié, aceptando éstos que los béticos antepongan su nombre al de los balompedistas. De esta unión, corroborada a 27 de diciembre, surge el nombre del actual Real Betis Balompié (excluir este nombre podría haber sido tratado como una desconsideración hacia la Casa Real). Cabe recalcar que la operación llevada a cabo fue la de absorción y no fusión, pues en el libro registro del Gobierno Civil de Sevilla quedó patente la continuidad societaria e histórica del Sevilla Balompié. El Real Betis adopta como principales colores el verde y el blanco, utilizados antes por el Sevilla Balompié (1913). Un verdiblanco que se traslada hasta la actualidad y que es seña de identidad de miles de béticos.

  • 1