Local

Refuerzos para tres años definitivos

El Gobierno de Griñán tiene una responsabilidad que hace mucho tiempo que no pesa sobre ningún otro. Es un Ejecutivo definitivo para lo que le ocurra al PSOE andaluz en las urnas en 2012.

el 16 sep 2009 / 01:44 h.

TAGS:

El Gobierno de Griñán tiene una responsabilidad que hace mucho tiempo que no pesa sobre ningún otro. Es un Ejecutivo definitivo para lo que le ocurra al PSOE andaluz en las urnas en 2012. Es casi una apuesta de ruleta rusa, a todo o nada, a pesar de la mayoría absoluta que cosechó hace un año.

Ocurre así no sólo porque los socialistas se enfrentarán a las urnas con un nuevo rostro en sus carteles -está aún por ver cuál- después de haber cosechado seis victorias consecutivas con Manuel Chaves, que muchos aún sienten como una garantía de éxito pese a que los últimos sondeos -incluso los internos del partido- encendieran las señales de peligro por agotamiento. También, porque hace mucho tiempo que no se juega en un terreno tan hostil, con una crisis que, según los expertos, aún no se ha revelado con toda su crudeza. Como consuelo, dicen desde la cúpula socialista, la oposición tampoco está en su momento más boyante.

Se da una paradoja. Griñán ha defendido que en su Gobierno buscaría protagonistas para un nuevo modelo de gestión, gente solvente y eficaz, capaz de resolver los problemas que se le avecinan en los próximos meses -la muestra más clara es que Economía queda en manos de una independiente, Carmen Martínez Aguayo, de currículum brillante-. Pero a la vez, ha elaborado un gabinete pensando más que nunca en el futuro político. Aquí hay banquillo. En este equipo se sienta gente -varios- que si acredita su valía, puede aspirar a un futuro en el primer nivel del próximo socialismo andaluz. Junto a otros de experiencia demostrada, que dan peso y son rivales aguerridos para el PP en tiempos complicados.

Hay quien pudiera pensar que la vuelta de Mar Moreno, aún más en una consejería que el flamante presidente ha situado como la joya de la corona, supone dar alas a esa teoría de la oposición de que Griñán es un presidente interino y que no será el candidato en 2012. Pero él no lo ha entendido así. A la jiennense le acompaña un cartel difícil, el de la sucesora. Y a pesar de eso, el sucesor ha decidido que la quiere sentada en su Gobierno y cerca, desoyendo otros consejos. Será difícil saber de verdad, como llevaba días circulando, si la incorporación de Moreno fue pactada por Chaves y Zapatero. Pero en todo caso, fuentes muy directas del proceso aseguran que Griñán no la hubiera llamado si no estuviera totalmente convencido de que le interesa. Moreno deja en el Comité Federal a buenas nuevas amigas como Leire Pajín pero nunca se afianzó en Madrid y vuelve a casa, menos de un año después de que Zapatero la fichara de cuatro para el partido en Madrid y saliera de Obras Públicas abruptamente a los pocos días de llegar.

Otro puntal es Luis Pizarro, vicesecretario general del PSOE-A, que entra por fin en el Gobierno, después de años en las quinielas. Y lo hace pese a que él mismo ha confesado que sus ambiciones personales están satisfechas. Pesos pesados del partido entendían que su presencia en el Gobierno era esta vez ineludible. Sin él, nadie con un puesto orgánico de primer nivel tendría asiento en la Casa Rosa.

En este equipo las cuotas territoriales quedan diluidas. Cada provincia tiene asiento. Cádiz más que nunca, Jaén menos de lo acostumbrado y Granada con sobresalto. Griñán ha sido "muy valiente", coinciden varios socialistas. Tenía que dotar de contenido su "cambio" y aún sin descuajaringar un gabinete con un año, ha hecho fichajes definitivos. Como definitivo es este lance. Y aún puede haber más sorpresas.

  • 1