lunes, 10 diciembre 2018
13:06
, última actualización
Deportes

Reválida tras el primer aprobado

El CB Sevilla regresa a la pista tras su balsámico triunfo en ACB. La victoria ante el Nymburk sería clave para afianzar la mejoría.

el 12 nov 2014 / 18:31 h.

baloncesto sevilla-cbs_opt Los jugadores del CB Sevilla forman una piña antes del inicio de un partido. Foto: EDD. Una vez que el CB Sevilla ha pulsado la tecla correcta, la melodía debe empezar a sonar bien de una soberana vez. La victoria del equipo ante el CAI Zaragoza ha despejado el cielo y ha dado un poco de calor a un grupo que vivía desde hace semanas en la inhóspita tundra. No va a hacer falta esperar mucho para corroborar si la mejoría se asienta o pasa tan rápido como la última borrasca que ha cruzado la provincia. El partido de esta noche ante el CEZ Nymburk checo cierra la primera vuelta del grupo C de la Eurocup. Acabar este sector con más victorias que derrotas daría muchas opciones al equipo de Scott Roth de clasificarse para la segunda fase del torneo. Después de este partido quedarán otros cinco encuentros, y tres de ellos se disputarán en el pabellón de San Pablo (Oldenburg, Virtus Roma y Sluc Nancy). Teniendo en cuenta que se clasifican los cuatro primeros, la tarea no parece demasiado complicada. El CEZ Nymburk es un rival que se las trae. Es un equipo muy baqueteado en competiciones europeas. De hecho, las prioriza a la propia liga de la República Checa. Además de la Eurocup, disputa la VTB League (torneo que reúne a doce países de Europa del Este). Y mientras que el resto de conjuntos de la Liga checa ha disputado ya once partidos, el Nymburk sólo ha jugado tres. Pero más que mirar al del enfrente, el CB Sevilla necesitaba contemplarse ante el espejo y toparse con la misma imagen del pasado domingo. La del equipo con garra, sufrido en defensa y que toma buenas decisiones en ataque. El equipo estaba casi muerto, pero era más un asunto de aspectos técnicos y anímicas que de capacidad. El talento no caduca, ni se extingue, es perenne. Y hay jugadores dentro del grupo que lo poseen a toneladas. Sólo era cuestión de encontrar la forma de hacerlo aflorar. También era obligado darle el cortés plazo de cien días de cortesía a Scott Roth para acoplarse a un nuevo equipo y a un nuevo baloncesto. Si algo bueno dejó el partido del pasado domingo, es la sensación de que el técnico estadounidense parece tener bastante claro lo que puede y no puede hacer, y los jugadores sobre los que puede depositar su confianza para jugarse la suerte de los encuentros cuando ya los errores son irreversibles. El CB Sevilla necesitaba jerarquías, escalafones, un cuadro de mando. Desde el domingo ya cuenta con él . El Nymburk partía como uno de los favoritos del grupo, pero la realidad es que llega al partido de esta noche con el mismo balance que el conjunto sevillano (2-2). Dirigido desde el banquillo por el lituano Kestutis Kemzura, el equipo checo está liderado por los veteranos Jiri Welsch y Lubos Barton, ambos con amplia experiencia en el baloncesto español. Quizás su principal característica es que se trata de un equipo imprevisible. Lo mismo es capaz de perder ante el Charleroi que a la jornada siguiente acabar con la imbatibilidad del Virtus Roma. Sin embargo, lo más importante esta noche es que el CBSevilla no se convierta en su propio enemigo.

  • 1