Deportes

Romaric y Konko, con fecha de caducidad

La actitud dejada de Romaric y Konko exaspera al club, que tomará medidas.

el 23 abr 2010 / 19:17 h.

Abdoulay Konko llegó al Sevilla en verano de 2008 por una cantidad cercana a los nueve millones de euros. Completó una gran temporada con el Genoa (2007/08) en la Serie A italiana y se convirtió en un lateral derecho cotizado que entró en las quinielas de fichajes de los mejores equipos del calcio. En dos años en la plantilla nervionense ha sufrido innumerables lesiones, ha carecido de continuidad y confianza desde el banquillo y, para colmo, su implicación ha dejado mucho que desear.

Koffi Ndri Romaric también llegó al club hispalense ese mismo verano de 2008 después de unas arduas negociaciones con su club de procedencia, el Le Mans. Su precio, igualmente, rondó los 8,5 millones de euros. Llegó lesionado y pasado de peso y, aunque en su primera campaña tuvo continuidad con Manolo Jiménez, en esta segunda está decepcionando mucho más. No controla su peso, sigue estando por encima del recomendado por el club y, para colmo, sus últimos escarceos y su comportamiento fuera de los terrenos de juego están agotando la paciencia del director deportivo, Monchi.

Los sucesos de esta Feria han terminado de colmar el vaso. El club, evidentemente, defiende la versión oficialista porque además entiende que así no devalúa a los propios futbolistas, pero internamente no se entiende el comportamiento de algunos de sus jugadores, su falta de implicación e incluso de profesionalidad.

Por ejemplo, Konko se ha mostrado en todo momento muy conservador en todos los tratamientos de sus lesiones, casi nunca ha arriesgado y en este 2010 su presencia en el equipo ha sido puntual, precisamente desde que tuvo una rotura muscular en los abductores en el partido de Liga ante el Barcelona. Y eso que su inicio de temporada fue bastante prometedor, al menos con continuidad, pero el tiempo ha dado de nuevo la razón a sus detractores, casi todos.

Romaric no ha podido ejercitarse con el resto de sus compañeros en los últimos días –ayer sí lo hizo– por “unos problemas de gastroenteritis”, según el parte médico de la entidad, aunque otras versiones apuntan que el jugador se ausentó del entrenamiento del miércoles por un acto de indisciplina.

Konko tiene contrato con el club nervionense hasta 2013, Romaric, hasta 2102, pero el Sevilla estaría encantado de darles salida cuanto antes mejor. Ninguno acaba de responder a las expectativas. El problema es que difícilmente el club hispalense encontrará comprador para alguno de los futbolistas, sobre todo a los altos precios a los que los adquirió en su día.

Además de alguna medida interna en el club, la primera reacción puede ser la de Antonio Álvarez. Está por ver si alguno de ellos –Konko anda algo más recuperado– entra en la convocatoria para Getafe.

  • 1