lunes, 19 noviembre 2018
05:17
, última actualización
Local

Saltarse un semáforo no tiene perdón

Los conductores que aceleran cuando el disco se pone en ámbar recibirán multas que permitirán recaudar miles de euros.

el 06 may 2012 / 18:49 h.

TAGS:

Los consejeros de Empleo y Presidencia, Manuel Recio y Mar Moreno, flanquean al presidente Griñán.
Si usted es de esos conductores que cuando el semáforo se pone en ámbar pega un acelerón para no tener que parar antes de que se ponga el disco en rojo, tenga a partir de ahora mucho cuidadito con lo que hace. Hay varias razones de peso que en esas décimas de segundo le harán pisar el freno en lugar del acelerador.

La primera de todas es que el buen conductor debe frenar cuando el disco se pone en ámbar. Si no lo hace, puede provocar un atropello, un accidente o vaya usted a saber qué otra fatalidad. Y esta razón no es de suficiente peso para usted -pensamos que sí- ahora hay otra por la que sí o sí frenará. Si no lo hace, tendrá que perderle el cariño de forma inmediata a 200 euros y cuatros puntos de su carnet de conducir. ¿Cómo?

Pues eso, que ahora saltarse los semáforos ya no tendrá perdón municipal. El Ayuntamiento de Sevilla está colocando cámaras en varios semáforos estratégicos de la ciudad para fotografiar y mandar el boletito verde a todo aquel que ose saltarse un semáforo en rojo. Realmente, las cámaras no las ha colocado el actual equipo de Gobierno, sino que llevan años instaladas. El anterior alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, las habilitó con la idea de controlar la velocidad en estas grandes avenidas con el principal objetivo de evitar atropellos y accidentes. Lo que pasó es que nunca llegaron a funcionar, al igual que las que supuestamente velaban para que ningún conductor atajara por el carril bus de la ronda histórica desde que ésta se convirtió en vía de sentido único.

De momento, estas cámaras se han instalado en las calles Alberto Jiménez Becerril, Kansas City, ronda del Tamarguillo y Luis Uruñuela. En todas estas vías, aunque la velocidad máxima permitida en las zonas urbanas es de 50 km/h, es muy difícil encontrar un conductor que no supere este límite, por lo que el Consistorio ha decidido cortar por lo sano en favor de la seguridad y adaptar estos antiguos radares como cámaras para multar a todos los conductores que no respeten el disco rojo.

Para poder decir que quien avisa no es traidor, todos estos semáforos tienen varios metros delante una señal en la que se indica claramente que hay una cámara controlando el paso de los vehículos que no respetan las señales. Y observando apenas diez minutos el tráfico en cada uno estos semáforos, cada vez que se ponen en rojo son varios los que aceleran con el semáforo en ámbar y pasan cuando ya está el disco en rojo. Los peatones pueden estar ya más tranquilos, pero atentos al semáforo de Jiménez Becerril: pulsen el botón para cruzar si no quieren esperar minutos y minutos a que el disco se ponga en rojo, como le pasó ayer a más de uno.

Durante los últimos años, Sevilla ha sufrido varios atropellos mortales con un punto en común:los coches iban por encima de la velocidad permitida en ciudad. En 2010, Isabel Márquez, de 35 años, perdió la vida mientras esperaba el autobús para ir a trabajar en una parada de Kansas City. Un conductor despistado se la llevó por delante para siempre. Cinco semanas antes, un conductor que dio positivo y no tenía permiso de conducir también atropelló mortalmente a Almudena González y Patricia Alfaro mientras las dos jóvenes cruzaban por un paso de peatones en el Paseo de Colón.Si estas razones, como decíamos, no son de suficiente peso, tenga al menos presente que tendrá que rascarse el bolsillo y soltar 200 euros y perderá cuatro puntos de su carné de conducir.

  • 1