martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Salud inmoviliza en Málaga 4.000 kilos de carne de cerdo irlandesa

Salud ha inmovilizado en Málaga tres partidas de carne de cerdo procedentes de Irlanda y sospecha que una de ellas, un lote de salchichas de mil kilos, está "posiblemente contaminada" con dioxinas. La mayor cantidad del producto, aseguró la consejería en un comunicado, estaba aún pendiente de comercialización.

el 15 sep 2009 / 19:46 h.

TAGS:

Salud ha inmovilizado en Málaga tres partidas de carne de cerdo procedentes de Irlanda y sospecha que una de ellas, un lote de salchichas de mil kilos, está "posiblemente contaminada" con dioxinas. La mayor cantidad del producto, aseguró la consejería en un comunicado, estaba aún pendiente de comercialización.

La partida de una tonelada sospechosa de estar contaminada está formada por salchichas de distintas variedades del establecimiento Sean Loughnanes Galway Ltd., código de identificación IRL-P551-EEC y de los lotes 8136 y 8649. Los tres lotes habían sido adquiridos de forma directa por dos operadores económicos a tres establecimientos cárnicos de Irlanda. Este país ha sacrificado ya a más de 100.000 cerdos tras saltar la alarma sanitaria el pasado 9 de diciembre.

Las pequeñas cantidades del producto que se han distribuido, señaló Salud, fueron adquiridos por varios establecimientos dedicados a la venta de especialidades irlandesas con destino, sobre todo, a ciudadanos irlandeses residentes en la Costa del Sol. Los servicios de vigilancia han inspeccionado estos comercios minoristas y han inmovilizado también aquellos productos que estaban aún pendientes de venta.

En contacto con Irlanda. La Consejería de Salud, a pesar de todo, aconseja que los ciudadanos que tengan en su domicilio productos derivados de los mencionados lotes 8136 y 8649 del establecimiento irlandés Sean Loughnanes Galway Ltd. no consuman esta carne hasta que se reciba información de las autoridades europeas en esta materia. El departamento que dirige María Jesús Montero indicó, no obstante, que sólo en casos de consumir grandes cantidades y durante un tiempo prolongado podrían darse efectos adversos.

Ante esta situación, Salud ha solicitado información a la Comisión Europea y a las autoridades irlandesas, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, para comprobar si las dos partidas restantes, de tres toneladas, sobre las que no se tienen indicios de contaminación están o no afectadas por la alerta sanitaria.

La Consejería de Salud consideró que la detección de estas partidas por parte del sistema de vigilancia supone una "situación puntual" puesto que ha existido una adquisición directa y ajena a los canales habituales de comercialización. De hecho, la Comisión Europea y el Gobierno Irlandés habían informado de que no se habían comercializado productos afectados en España por estas dioxinas a través de estos canales.

Salud instó también a aquellos ciudadanos que tengan cualquier duda o sospecha de que los productos cárnicos que han adquirido son de origen irlandés a que se dirijan a los servicios de control oficial de alimentos que se localizan en las delegaciones provinciales de Salud o, en su caso, los ayuntamientos.

  • 1