martes, 26 marzo 2019
21:14
, última actualización
Local

Salud quiere endurecer la norma y prohibir fumar en locales pequeños

La delicada situación económica de Lipasam obligó a la empresa a aprobar en abril un plan de saneamiento con tres ejes: aumentar las transferencias del Consistorio, recortar los gastos y refinanciar una deuda de 30 millones de euros. La Junta tiene bloqueado desde el pasado mes de julio el tercero de estos pilares.

el 15 sep 2009 / 20:38 h.

TAGS:

La delicada situación económica de Lipasam obligó a la empresa a aprobar en abril un plan de saneamiento con tres ejes: aumentar las transferencias del Consistorio, recortar los gastos y refinanciar una deuda de 30 millones de euros. La Junta tiene bloqueado desde el pasado mes de julio el tercero de estos pilares.

La Dirección General de Relaciones Financieras con las Corporaciones Locales -el mismo órgano que votó recientemente en contra de las tarifas de Tussam- remitió el pasado mes de julio una notificación al Consistorio: no aceptaba uno de los términos del plan de saneamiento diseñado para Lipasam para evitar su quiebra ante el elevado endeudamiento. Sólo permitía que se refinanciasen 14 millones de euros, menos de la mitad de lo planteado. Desde entonces, el Ayuntamiento intenta recurrir y negociar con el Gobierno andaluz para que se desbloquee esta operación, esencial para el futuro de la empresa de limpieza.

La medida consistía en refinanciar la deuda de Lipasam, que en el mes de abril se elevaba a 47 millones de euros. La empresa asumiría a corto plazo unos 17, mientras que solicitaría un crédito para que los otros 30 se abonasen en un plazo de 20 años y a un 5% de interés. Ésta es la medida rechazada por la Consejería de Economía -que debe supervisar este plan-. Si no la acepta habría que modificar todos los cálculos realizados hasta ahora y el plan de saneamiento quedaría invalidado.

El Ayuntamiento ha recurrido. Y espera respuesta desde el pasado mes de septiembre, sin que la Junta haya aún definido su postura. Las alegaciones fueron impulsadas a través de una resolución de Alcaldía elevada a Junta de Gobierno local por el secretario general del Ayuntamiento en la que se admite que ha habido decisiones económicas incorrectas en la empresa: "Queda suficientemente claro que la fuente utilizada para el pago que en su momento escogió la sociedad mercantil no fue la adecuada por el periodo de vencimiento que ésta tenía y por el destino dada a la misma. Por tanto, lo que en definitiva se proponía era la sustitución de una fórmula de pago inadecuada".

La respuesta a estas alegaciones queda en manos de la Dirección General de Relaciones Financieras con las Corporaciones Locales, un órgano dirigido en esta legislatura por Enrique Gómez Gómez de Tejada, que ya se ha enfrentado al Ayuntamiento de Sevilla en una ocasión. El pasado mes de diciembre, fue el voto de calidad de este alto cargo socialista el que provocó el rechazo a la propuesta municipal de revisión de tarifas de Tussam, que fue posteriormente autorizada por la Consejería de Economía.

El gerente de Lipasam, Rafael Pineda, subrayó que el bloqueo de la operación de refinanciación de la deuda no deja congelado todo el plan de saneamiento, sino únicamente uno de sus apartados y mostró su confianza en que a lo largo del año la Junta reconsidere su postura y "sea sensible", dada la situación económica actual, los problemas de la empresa de limpieza y a la necesidad de mantener todos los puestos de trabajo. Desde el PP, el edil Joaquín Peña, denunció que la estabilidad económica de la empresa está ahora mismo "en peligro".

  • 1