martes, 18 diciembre 2018
15:57
, última actualización
Local

Salud registra 722 trasplantes en 2011, lo que supone 151 más que en 2010

Montero resalta que por primera vez "hay más personas trasplantadas  de riñón que en diálisis", lo que además supone un ahorro económico.

el 03 ene 2012 / 14:16 h.

TAGS:

Los hospitales públicos de Andalucía han realizado 722 trasplantes de órganos en el 2011, lo que supone 151 más que en 2010, gracias a la solidaridad que han mostrado las familias de 308 donantes fallecidos y a los 51 donantes vivos de riñón, según las cifras aportadas este martes en Sevilla por la consejera de Salud, María Jesús Montero, lo que equivale a una actividad media diaria de dos injertos.

De hecho, Montero ha admitido que en este pasado año se han registrado las cifras más altas en un año en cuanto a donantes fallecidos (por primera vez se superan los 300 donantes) y de trasplantes (nunca se habían superado los 700 trasplantes de órganos sólidos, 400 trasplantes renales y 200 hepáticos).

En rueda de prensa, la titular del ramo ha detallado igualmente que de los 722 trasplantes de órganos registrados, 426 fueron de riñón (de ellos, 12 infantiles y 51 de donante vivo), 211 de hígado (una decena infantiles), 38 de corazón (uno de ellos infantil), 24 de pulmón (uno infantil) y 23 de páncreas.

A estos trasplantes de órganos hay que sumar también que más de 1.300 pacientes han recibido implantes de distintos tejidos (córneas, válvulas cardíacas, tejido óseo, segmentos vasculares, etcétera), con lo que se han alcanzado los 2.000 injertos anuales.

Aún con todo, la titular de Salud ha puesto especial énfasis en las cifras de trasplante renal, ya que, por primera vez, hay más personas trasplantadas de riñón que en diálisis. "Esto supone una muy buena noticia, ya que hay más personas que no tienen que vivir 'enganchadas' a una máquina", ha subrayado.

Del mismo modo, ha hecho referencia al incremento del número de donaciones de donante fallecido, con un aumento este año respecto al anterior del 18 por ciento (308 de 2011 frente a 261 de 2010). En concreto, de los 722 trasplantes realizados, 671 fueron posible gracias a los órganos procedentes de estos donantes (537 en 2010), lo que supone un incremento del 25%.

El importante incremento de la actividad ha permitido así que todos los hospitales andaluces autorizados para trasplantes de órganos hayan incrementado sus cifras globales con respecto a los trasplantes realizados en 2010.

DATOS POR HOSPITALES Y TASA DE DONACION

En concreto, en el Hospital Reina Sofía de Córdoba ha realizado 192 trasplantes (68 de riñón, 68 de hígado, 24 de pulmón, 21 de corazón y 11 de páncreas); el Regional de Málaga practicó 178 trasplantes (115 de riñón, 51 de hígado y 12 de páncreas). Por su parte, el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla trasplantó 164 órganos, en concreto, 92 de riñón, 55 de hígado y 17 de corazón; el Hospital Virgen de las Nieves de Granada 117, de los cuales 80 fueron trasplantes renales y 37 de hígado y, por último, en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz se practicaron 71 trasplantes renales.

En cuanto a la tasa por donación, la misma se ha situado en la comunidad en 36,6 donantes por millón de población, el doble de las tasas medias anuales alcanzadas por los países de la UE (18 donantes por millón de población), superior a la de EEUU (25 donantes por millón de población) y ligeramente superior a la media española de 2010, que se situó en 32 donantes por millón de población, la más alta del mundo.

Según Montero, todos estos datos han sido posible "gracias a que el 83 por ciento de las familias dijo sí a la donación de órganos del fallecido --cifra similar a la registrada en años precedentes--; a que hemos conseguido aumentar la red de pequeños hospitales con capacidad ya de extracción (fundamentalmente comarcales), lo que hace a su vez que se incremente el número de potenciales donantes; a la guía de buenas prácticas, y al aumento de nuevas técnicas, como el trasplante renal de donante vivo, la donación en asistolia, el trasplante renal cruzado, el trasplante doble o la nueva figura del donante altruista (también llamado 'buen samaritano'). De igual forma, Montero ha reconocido de difusión de los medios de comunicación.

*LISTA DE ESPERA Y PERFIL DEL DONANTE

Pese a estos resultados, la consejera del ramo ha admitido que, a 31 de diciembre de 2011, hay aún 850 personas a lista de espera. De ellas, 635 esperan un trasplante renal, 149 un trasplante hepático, 36 un trasplante pulmonar, 18 un trasplante cardiaco y 12 uno pancreático. En este punto, Montero ha detallado que la media de espera par aun trasplante hepático se sitúa entre tres y cinco meses, al igual que para uno de corazón y pulmón. Por contra, la espera par aun trasplante renal se sitúa entre año y medio y dos años.

Sin embargo, a este respecto Montero también ha querido puntualizar que en 2010 era 905 los pacientes que esperaban un órgano para ser trasplantados, por lo que el 2011 representa un descenso del seis por ciento.

El perfil del donante de órganos presenta cada vez mayor edad y continúa modificándose de forma progresiva. La edad media ha pasado de 35 años en 1991 a 59 años en 2011. Los donantes menores de 30 años han pasado de representar el 45 por ciento en 1993 a significar sólo el 6% en 2011. Por el contrario, los donantes de 60 o más años han pasado del seis por ciento en 1993 al 51 por ciento en 2011.

Este aumento en la edad del donante se debe, fundamentalmente, a la disminución de los donantes fallecidos como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos ocasionados por accidentes de tráfico, hecho que desde Salud siempre felicitan.

En este sentido, la tasa de fallecimientos por muerte encefálica por millón de población se ha reducido un 20 por ciento en los últimos 8 años, debido al positivo descenso de los donantes fallecidos por accidentes de tráfico desde la implantación del carnet por puntos, así como a la disminución de fallecidos por accidentes vasculares cerebrales gracias al mejor control de la hipertensión arterial.

El progresivo descenso de los fallecidos a consecuencia de accidentes de tráfico ha determinado a su vez una promoción y difusión de la opción del trasplante de riñón procedente de donante vivo. Este tipo de trasplante, con escasos riesgos para el que dona, tiene una supervivencia más alta que el trasplante de riñón de donante fallecido.

  • 1