Santa María recupera su esplendor

La parroquia de Utrera termina de sustituir estos días su iluminación interior, anticuada y de calidad ínfima, para darle un mayor realce a este importante monumento utrerano.

el 21 abr 2014 / 22:30 h.

El retablo de la iglesia de Santa María de la Mesa con la nueva iluminación. / S.Criado El retablo de la iglesia de Santa María de la Mesa con la nueva iluminación. / S.Criado El interior de la parroquia de Santa María de la Mesa luce estos días como nunca. La sustitución de la iluminación interior de este templo ha permitido realzar mucho más las obras de arte que se albergan dentro de esta iglesia. Se trata de un paso más dentro de los proyectos que, desde hace unos años, se vienen realizando para devolverle poco a poco el esplendor con el que se concibió esta obra arquitectónica hace más de cinco siglos, uno de los monumentos más importantes de Utrera. El párroco de este templo, Ignacio Guillén, llegaba a Utrera hace pocos meses y, desde entonces, no ha parado de plantear un sinfín de propuestas que sirvan para continuar con la mejora de la parroquia. A iniciativa suya, se ha acometido la renovación del sistema de luces que existe en la iglesia, y que era especialmente deficiente. La instalación eléctrica de Santa María estaba muy anticuada y era de calidad ínfima, lo que incluso hacía temer que pudiera provocar algún incidente de consideración. Para evitar peligros, se ha procedido a la colocación de más de un centenar de nuevos focos, repartidos por toda la iglesia. Las distintas capillas y retablos lucen ahora mejor que nunca gracias a este nuevo sistema lumínico, que también permite contemplar la gran categoría del retablo principal del templo con total nitidez, gracias a los 24 focos que en este punto del edificio se han instalado. A ello se suma también la colocación de luces en las distintas naves del recinto sagrado, en un trabajo que se está rematando estos días. La empresa utrerana Loal Electrificaciones ha sido la responsable de acometer las labores de montaje de todo el equipo eléctrico, siguiendo las directrices marcadas por el Arzobispado de Sevilla, que se ha encargado de supervisar todo lo que se ha venido haciendo dentro de la iglesia utrerana. Para que este proyecto sea una realidad, el párroco ha contado con la financiación aportada por parte de los fieles y con la colaboración del propio Palacio Arzobispal. Entre las iniciativas puestas en marcha por Guillén se encuentra la edición de unos pequeños sobres, donde todas aquellas personas que lo desean pueden aportar su donativo para colaborar con esta importante actuación. Además, con el objetivo de alcanzar los recursos necesarios para asumir el presupuesto de los trabajos, está prevista la realización de otras campañas. Estas tareas se unen a otras actuaciones que se han desarrollado en Santa María durante los últimos tiempos. Tras la restauración que se realizó hace años en la torre-portada de la parroquia, también se ha rehabilitado la sacristía y el despacho parroquial, así como la fachada exterior y la portada de piedra que da acceso a estas instalaciones parroquiales por la calle Padre Miguel Román, además de la capilla del Sagrario, entre otras reformas. A toda esta puesta a punto, se unirán nuevos proyectos que el presbítero quiere desarrollar en un futuro en Santa María para que este importante monumento, que data de entre los siglos XV y XVIII, recupere todo su esplendor.

  • 1