domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Deportes

Satoransky: "Es la primera vez que sufro en mi carrera"

Ha perdido protagonismo en este Banca Cívica donde jugar está caro incluso para jugadores con el talento del base checo. Acabó la temporada pasada jugando una media de 30 minutos con actuaciones espléndidas. Ahora manda Earl Calloway pero el futuro es de Sato, con destino marcado en la NBA.

el 24 mar 2012 / 23:23 h.

TAGS:

Los taxistas del Aljarafe, en una protesta que realizaron en la capital hispalense en abril de 2010.

-¿Qué balance hace de estos tres años en Sevilla?

-Creo que la decisión de venir fue la correcta. No me puedo quejar, estoy muy contento desde el primer año y siempre llevaré a Sevilla en el corazón, es mi segunda casa, la gente es muy buena conmigo, muy simpática. Desde el primer momento he tenido opciones de jugar en la liga ACB. La segunda temporada fue muy buena para mí, se lesionó Calloway y tuve la oportunidad de ser el primer base y la progresión fue muy evidente. Jugando minutos tuve buenos números. Este año la progresión paró. Siempre he tenido mucha suerte en mi carrera, cada año he ido mejorando y ahora es el primer momento en el que estoy sufriendo y debo aprender también de esto. Me ayudará a crecer.

-¿A qué achaca que haya bajado el nivel?

-Desde la Copa del Rey no estoy jugando tanto pero no puedo quejarme porque Calloway está jugando muy bien. Creo no estoy llevando a la pista todo lo que trabajo en los entrenos, no sé por qué, quizás es algo que está en mi cabeza, un problema de confianza. El año pasado jugué mucho y lógicamente podía hacer más cosas. El equipo se sentía bien conmigo, podía hacer errores y sabía que continuaría en la pista. Ahora está un base muy bueno a gran nivel, antes estábamos los dos veinte minutos y el que cometía un error el entrenador lo cambiaba. Ahora no estoy a ese nivel y en la pista no se ve el nivel que doy en los entrenos. Son cosas que ocurren y hay que aprender.-Asume menos riesgos.-El año pasado intentaba hacer más cosas porque no tenía a nadie destrás de mí, no estaba Calloway. Este año sí es verdad que en ataque me concentro más en organizar el equipo. Tenemos otros jugadores respecto al año pasado y no estoy jugando tan agresivo, metía más puntos porque estaba un poco más libre, el concepto ha cambiado y tal vez me ha afectado.

-Hablemos del equipo. ¿No creen que tienen nivel para estar más arriba?

-Todos pensamos que debíamos tener más partidos ganados. Hemos perdido partidos por tonterías. Somos un equipo que puede ganar en la pista del mejor equipo de Europa y luego perder en casa con el Joventut. Estas oportunidades deberíamos aprovecharlas porque no volverán. Conseguimos la Copa entrando en semifinales ganando a nuestro rival más grande (Unicaja) y ahora la temporada la haremos muy buena si entramos en play off, y creo que haremos un buen play off.

-¿Hay una razón para esos altibajos?

-Si hacemos bien las cosas sabemos que no sólo podemos competir con todos, sino ganarles. A veces nos confundimos porque jugamos al estilo del rival en vez de jugar con nuestro estilo, que es cuando creamos muchos problemas al contrario tanto en defensa como en ataque. Este año somos mucho mejores en ataque que en los dos anteriores años pero no todos los partidos los podemos ganar con el ataque.

-La defensa es la llave.

-Cuando defendemos bien también atacamos bien. Es algo que nos ha pasado durante toda la temporada, siempre debemos partir de una buena defensa. -¿Usted se ve como un base? -Todavía soy joven y me queda para conocerme a mí mismo. A veces pienso que me gustaría estar en otra posición para, por ejemplo, correr contraataques. Pero valoro mucho jugar de base ahora porque me ayuda a aprender a tener más control del balón, a organizar un equipo. En el futuro no sé si acabaré jugando de base, de escolta o de alero. Pero estoy contento siendo ahora un base.

-Realmente en esa posición es donde marca diferencias.

-Cuando era más pequeño no pensaba que jugaría de base. El primer año aquí me costaba presionar y botar como los bases pequeños. Creo que di un paso grande porque trabajé mucho con Diego Ocampo, gracias al trabajo individual con él pude convertir todo en la pista el segundo año y ya no se notaba la diferencia ante bases pequeños. El primer año me presionaban y no era capaz de botar bien. Sigo trabajando esa técnica aunque no tanto como el primer o el segundo año que fue más bote, más pase. Ahora estoy más con el trabajo en el poste bajo y la salida de contraataque. Vamos mezclando.

-Sus porcentajes de tiro también han bajado.

-En la segunda temporada tuve porcentajes sorprendentemente altos. Las defensas se concentraban más en Bullock y yo tenía espacios. Este año me conocen más y no me conceden tiros fáciles. Tengo que mejorar el tiro después de bote, porque muchos defensas van por abajo conmigo y aún no soy capaz de tirar tras el bloqueo. Es verdad también que es una cuestión de confianza, y ahora, con menos minutos, tengo más miedo a fallar los tiros.

-Al final de esta temporada tiene la opción de continuar en el club o marcharse.

-El otro día tuve una reunión con mi agente, pero aún no hemos decidido. Hicimos un planteamiento de las opciones, hablamos sobre el draft y decidiremos si incluyo mi nombre al acabar la temporada. No está siendo un año tan bueno como para que me sigan mucho en la NBA y seguro que mi agente prefiere que haga mejores números, pero yo juego para el equipo, no para hacer buenos números. El futuro está abierto.

-¿Se ve preparado para ese salto o piensa en otro club europeo antes de la NBA?

-Lo que quiero es no salir de un club tras una mala temporada e irme con la sensación de que no he sacado todo el potencial aquí. Creo que aún no estoy preparado para el nivel de la NBA. No puedo salir de aquí jugando poco y llegar allí para jugar muchos minutos. Sé que el estilo de la NBA me puede venir bien y es mi sueño, pero siempre quiero sacar todo el potencial en el sitio donde estoy. Aquí me demuestran que me quieren, el club, la afición, los técnicos. Valoro mucho todo eso. Irme a otro club significa que tendría que empezar de nuevo. Puede pasar de todo pero mi primera opción es quedarme.

-¿Ha hablado de futuro con Plaza? También acaba contrato.

-No hemos hablado sobre si él va a continuar o no. Me concentro en mi futuro y para ello no he pensado si él va a seguir o no.

-¿Qué le cuenta su compatriota Jan Vasely de su experiencia en los Wizards? ¿No dio el paso un poco pronto?

-No lo creo, pero el estilo de la NBA no le vino bien por ahora. Me ha contado que no le gusta que se entrene tan poco y que eso no le viene bien. También que la liga es increíble y del nivel físico tan alto. Seguro que quiero probar ese estilo de baloncesto porque creo que me puede venir bien, soy atlético y allí es más fácil atacar.

-¿Siempre quiso jugar al baloncesto?

- Todos en mi familia juegan voleibol. Soy el único que juega a baloncesto. Mi padre jugó en el equipo nacional de voley y participó en un preolímpico. Mi madre jugó la liga checa de Primera división de voley, y antes mi abuelo y mi abuela. Seguro que mi talento físico viene de ellos. El voley se me daba bastante bien pero no me gustaba porque el juego se para mucho. Somos el país del hockey hielo pero nunca he probado. En general no me gustan los deportes de invierno porque no me gusta el frío. Sí, soy un poco español en eso.

-Otro paso que ha dado es con el carnet de conducir. El más contento es Joan Sastre.

- Sí, está muy contento porque no tiene que esperarme más para llevarme a casa (viven uno al lado del otro), siempre tardo un poco más que él en el vestuario. He tenido algún problema aquí con las rotondas con semáforos, en mi país eso no existe.

-Y ahora vive con su novia.

-Está bien llegar a casa y hablar checo con alguien. Y después de malos partidos me viene mejor porque soy una persona que piensa mucho, a veces no puedo dormir y ahora me olvido más rápido. Como no es una buena temporada estoy algo nervioso y que ella esté me ayuda. Quedan nueve partidos y espero mejorar para ayudar al equipo a estar en el play off y acabar sintiéndome bien en la pista.

-¿En qué bases se fija?

-Diamantidis es un poco mi referencia, es un jugador de mi altura, juega realmente bien haciendo un poco de todo. Me gusta Pablo Prigioni por como lleva los partidos, y de la NBA, este año me ha gustado mucho como ha jugado Ricky Rubio. Pero si tengo que elegir me gustaría llegar a jugar al nivel de Diamantidis.

-Siempre ha tenido esa facilidad para los mates?

-Es algo genético. Mi abuelo medía 1'72 y hacía mates. También mi padre y mi madre. Los entrenadores siempre me decían que hacía tonterías porque después de cada entreno los intentaba. Cuando tenía 13 años hice el primero, con la izquierda. Creo que me ayudó para saltar mucho ahora. Ahora ya no me dejan practicar.

  • 1