domingo, 24 marzo 2019
18:08
, última actualización
Local

¿Se acabó la crisis?

Mientras la economía española empieza a emitir señales favorables, la cola de suarios a las puertas de los Servicios Sociales de la Orden de San Juan de Dios sigue creciendo

el 30 jul 2014 / 22:07 h.

TAGS:

comedorPara los más necesitados la tan anhelada recuperación económica queda aún muy lejos. Y aunque los indicadores económicos del país empiezan a emitir señales positivas, la cola del infortunio a las puertas de los comedores sociales sigue creciendo. Y para muestra un botón: los Servicios Sociales de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la calle Misericordia ya han repartido en el primer semestre de 2014 los mismos carros de alimentos entre familias necesitadas que en todo el año 2013. Lejos de apreciarse un descenso en las solicitudes, de enero a junio de este año se han entregado un total de 20.736 kilos de alimentos entre 607 familias con necesidades, una cifra que ya supera a los lotes repartidos durante todo el año 2013, cuando de enero a diciembre se entregaron 19.624 kilos de comida entre 623 familias. Los perceptores de estos alimentos son familias con hijos a su cargo en las que uno o los dos miembros se encuentran en situación de desempleo y tiene alquileres o hipotecas que afrontar. En el afán de protección de los menores, y para que no vean alterada su realidad ordinaria teniendo que asistir a un comedor social, la entrega de alimentos a sus padres, para que los cocinen en casa, es una alternativa muy satisfactoria para estas familias. Según se explica desde los Servicios Sociales de San Juan de Dios, antes de la crisis los demandantes de este tipo de asistencia solían ser personas con adicciones y problemas derivadas de ellas. Ahora, por el contrario, el perfil de los solicitantes ha variado y, en gran medida, se trata de «padres y madres que se hallan desesperados ante una situación de desempleo prolongada y que necesitan un empujón para salir adelante en estos momentos». La situación en el comedor social de la Orden, ianugurado en pleno centro de la ciudad en octubre de 2010, no es diferente. Durante 2013 los 44 asientos de que dispone el comedor fueron ocupados mensualmente por una media de 2.284 usuarios. Los datos estadísticos de estos seis primeros meses del año denotan que la cifra de usuarios va en aumento. Si durante el primer semestre de 2013 fueron 14.164 los usuarios que utilizaron el comedor, en el mismo período de 2014 la cifra de comensales alcanzó los 16.588 usuarios (2.424 personas más). El comedor social de la Orden de San Juan de Dios no es de puertas abiertas. El modelo asistencial de la Orden prima la atención integral a las personas, de ahí que en este centro no se limiten sólo a llenar el estómago del hambriento. Más allá de cubrir sus necesidades básicas a través de los alimentos, la ropa y el calzado, los Servivicios Sociales de la Orden persiguen conocer las circunstanias que han empujado a las personas a esta situación de exclusión y, a la vez, promocionar su inserción sociolaboral. Junto al comedor social y a la entrega de alimentos a familias, los Servicios Sociales de la Orden ofrecen cuatro programas más: el de Ducha, Ropería, Peluquería e Higiene Bucodental.

  • 1