Deportes

Se necesita milagro: razón, Cajasol

El Cajasol afronta esta tarde (21.35, La 2) su debut en la Copa del Rey de Bilbao ante el gran favorito del torneo, el Barcelona, un equipo inmenso que bate récords y que exigirá al equipo de Plaza un partido perfecto y algo de suerte para dar la campanada a la que no renuncia.

el 18 feb 2010 / 00:07 h.

Tariq Kirksay y Dusko Savanovic.

La mejor defensa de Europa (62,95) frente a la cuarta (68,02). Si el partido de esta noche (21.35) se mueve en parámetros de anotación bajo, el Cajasol encontrará la oportunidad que, antes de que empiece a botar el balón, pocos estiman como una realidad posible más allá de Joan Plaza y su secta de jugadores.

El revitalizado equipo sevillano es capaz de echarle un pulso a cualquiera en ese aspecto del juego, y de decantar así muchos partidos. El problema es que delante tendrá hoy una versión incluso mejorada de esa cualidad y sin comparación posible en términos ofensivos: porque el plantel del privilegiado Xavi Pascual promedia 81,95 a la hora de encarar el aro, justo diez puntos más que su oponente del Polígono San Pablo, que necesita hoy el partido perfecto, la mejor versión posible en términos colectivos e individuales. Y aún así, nada estaría garantizado.Así es este Barcelona, que sólo se ha permitido dos derrotas en 22 jornadas en la Liga ACB, lo que supone su mejor balance histórico a estas alturas de la competición. Un equipo de récord que ha logrado la mejor primera vuelta de la competición liguera de siempre (16-1) y que ha conseguido victorias sin precedentes como la que arrancó de Vistalegre ante el Real Madrid (57-79) o en el Palau ante el Gran Canaria (105-55), una venganza en toda regla después de que el cuadro amarillo del ex cajista Pedro Martínez lograse batir al cuadro azulgrana en el Centro Insular de Deportes (67-65) en la tercera jornada. Doce de sus 20 triunfos han sido por más de 20 puntos.En las estadísticas de equipo es líder en ataque, defensa, valoración, mates, tiros de dos, triples, recuperaciones, tapones y es el que menos balones pierde.

No hay duda de que si el Cajasol tiene un milagro pendiente de uso, hoy es el día de invertirlo. A tenor de los números, nada sería posible, pero el deporte, y especialmente el baloncesto, no sabe de imposibles, más en una cita de Copa del Rey. De hecho, aunque no era este Barcelona, la única victoria en una eliminatoria, tras doce enfrentamientos (10 de ellos en play off) que el Caja ha logrado en sus historia ante los culés fue en Copa, la del 99 en Valencia, la de mejor recuerdo del cajismo, cuando el equipo se plantó en la gran final. Paralelismos hay entre ambos Cajas, porque aquel era una máquina de defender como lo es éste.

Decía Kirksay, la estrella del Cajasol, en una entrevista digital el pasado lunes en este periódico que para ganar hay que estar convencido de ello, y luego, plasmarlo en la pista. Seguro que el franco-americano contagia de su experimentada ambición al resto de un grupo que confía a muerte en sus posibilidades. En el Palau en Liga (76-67) ya estuvo a punto de dar la sorpresa. Gran Canaria (67-65) y Valencia (60-59) ya han demostrado que es posible derrotar al gigante. Y enseñaron el camino: una defensa extraordinaria. Y en eso el Caja, si se aplica, es un maestro.

  • 1