domingo, 17 febrero 2019
23:03
, última actualización
Deportes

Seis finales para el recuerdo

El Sevilla FC ha acudido a la cita con la historia copera en media docena de ocasiones, con un saldo favorable de cuatro alegrías por dos decepciones. En su séptima final buscará, por tanto, el quinto título para ser aún más grande.

el 18 may 2010 / 16:12 h.

La ajustada victoria sobre el Getafe hace ahora tres años supuso una enorme satisfacción para el sevillismo, ávido como estaba de ver a su equipo levantar un trofeo que no había conquistado aún desde que adoptara su actual nombre de Copa de Su Majestad El Rey. Gracias a aquel éxito, el club nervionense es, junto al Athletic de Bilbao y al Real Madrid, el único que puede presumir de haber ganado el torneo del K.O. en sus tres denominaciones: Copa Presidente de la República, Copa del Generalísimo y Copa del Rey.  
Y es que el vacío era demasiado grande, pues el Sevilla llevaba casi medio siglo sin disputar siquiera la gran final. Solventado ese déficit, es el momento de agrandar el palmarés con la consecución del quinto título, que serviría para dejar atrás a RCD Espanyol y Real Unión de Irún –con los que está igualado a cuatro– y situarse en la séptima plaza del ranking copero, tras la estela de Zaragoza (6) y Valencia (7), que lidera el FC Barcelona con 25 entorchados.

1935 Un estreno a lo campeón

El Sevilla FC abrió su palmarés de títulos nacionales el último día de junio de 1935. Ese mismo año había debutado en Primera División con una excelente cuarta plaza, pero el éxtasis llegaría en la Copa Presidente de la República, cuya penúltima edición se adjudicó el conjunto sevillista apenas dos meses después de que el Betis se hiciera con la Liga.El equipo entrenado por Moncho Encinas dio buena cuenta de Real Madrid y Athletic de Madrid en las rondas iniciales y luego apabulló a Osasuna antes de la gran final, en la que se mostró muy superior al Sabadell. Euskalduna falló un penalti en el minuto 32, pero Campanal abrió el marcador enseguida y lo amplió en la segunda mitad. Bracero ratificó la superioridad del cuadro sevillista, recibido por miles de personas.

1939 Goleada al equipo de Franco
nSuperada la Guerra Civil, los equipos comienzan a reorganizarse y también se restablece el torneo, que adopta el nombre de Copa de S.E. El Generalísimo, con la participación de trece conjuntos.
El Sevilla eliminó al Ceuta, al Atlético Aviación en cuartos –tras remontar en Nervión (4-1) el 2-0 de la ida– y al Deportivo Alavés antes de una final con claras connotaciones políticas y la presión añadida de tener enfrente al Ferrol, el equipo de la localidad natal de Franco. Pero el equipo de Pepe Brand no permitió que los gallegos soñaran con el triunfo y, en una primera mitad primorosa, se colocó con un 5-0 que dejaba el título resuelto. La relajación sevillista dio pie a la reacción ferrolana, pero Campanal cerró el 6-2 que consagraba a la famosa delantera stuka.

1948 Mariano sella una copa rara

La Copa de 1948 fue la más larga disputada hasta entonces, dado que compitieron 140 equipos y la final tuvo que celebrarse ya iniciado el mes de julio, pues Celta y Español disputaron hasta cuatro partidos para resolver su semifinal. El Sevilla de Patricio Caicedo esperaba rival tras eliminar a Atlético de Bilbao, Castellón y Real Sociedad. Por fin el caluroso 4 de julio sevillistas y vigueses se veían las caras en un duelo que tuvo como protagonista a Mariano, sustituto del sancionado Araujo, que hizo tres de los cuatro goles de un Sevilla muy superior pese a que el Celta se adelantó en el minuto 6. La lesión del meta Simeón facilitó el triunfo nervionense, rematado por Arza. Tercer título en quince años.

1955 El favoritismo no bastó
nVeinte años después de conquistar su primer título copero, el Sevilla perdió su primera final ante el Athletic de Bilbao. Y eso que el conjunto entrenado por Helenio Herrera acudía a la cita como favorito al contar con el pichichi de la Liga, Juan Arza (29 goles), y tras eliminar en cuartos al Valencia, vigente campeón, y sobre todo tras humillar al Real Madrid (1-3 y 5-0) en las semifinales.

Sin embargo, el cuadro hispalense no tuvo su día ante los bilbaínos en una final decantada por un gol de Uribe. Quirro, sustituto de Araujo en la delantera sevillista, se lesionó en el segundo periodo y, aunque permaneció en el campo, falló una clara ocasión a dos minutos del final.

1962 La cuarta estuvo tan cerca...
Tras unos años de altibajos, el Sevilla recuperó el brío y volvió a disputar una final copera en 1962. Con Antonio Barrios como entrenador, el equipo se deshizo de Celta, Betis, Tenerife y Valencia antes de plantarse en la gran final, donde aguardaba el Real Madrid, ya proclamado campeón de Liga.El encuentro, jugado de poder a poder, alcanzó su ecuador con el marcador intacto, y mediada la segunda mitad Diéguez adelantó a los sevillistas. Sin embargo, un polémico penalti permitió empatar al Madrid, que desequilibró la balanza a dos minutos del final con otro gol de Puskas.

2007 Con Juande acaba el vacío

El Sevilla llevaba 45 años sin disputar una final copera, y 59 sin ganarla, cuando de la mano de Juande Ramos volvió a acceder a la última ronda de la edición de 2007 tras apear sucesivamente a Gimnástica Segoviana, Ravo Vallecano, Betis –eliminatoria de infausto recuerdo por el botellazo recibido por el técnico sevillista– y Deportivo de La Coruña.El conjunto nervionense había acabado con la larga sequía de títulos conquistando dos veces la Copa de la UEFA y una la Supercopa de Europa, pero faltaba otro éxito a nivel nacional y éste llegó tras una emocionante final ante el sorprendente Getafe, que había apeado al Barcelona. Kanouté adelantó pronto a los hispalenses y el conjunto madrileño apenas inquietó a Palop.

  • 1