sábado, 20 abril 2019
19:09
, última actualización
Local

Seis hospitales prueban la vacuna que frena el cáncer de ovarios

Mujeres que se han sometido a quimioterapia para superar un cáncer de ovarios están probando una nueva vacuna para evitar o retrasar la reaparición del tumor. Seis hospitales andaluces participan en este ensayo clínico a nivel mundial.

el 15 sep 2009 / 17:50 h.

TAGS:

M.Ureta / E.Fuentes

Mujeres que se han sometido a quimioterapia para superar un cáncer de ovarios están probando una nueva vacuna para evitar o retrasar la reaparición del tumor. Seis hospitales andaluces participan en este ensayo clínico a nivel mundial, que tendrá resultados fiables en 2010.

No se trata de una vacuna preventiva para mujeres sanas, como la del cáncer de cuello de útero. La nueva vacuna para tratar el cáncer de ovarios que se está ensayando en 21 hospitales de España -seis de ellos andaluces- se destinará a aquellas pacientes que tengan un tumor y que, después de operarse y de recibir quimioterapia, estén "teóricamente" libres de la enfermedad. El objetivo de este estudio es evitar o retrasar la reaparición del tumor para aumentar la supervivencia de las mujeres, algo que hasta ahora resulta muy complicado. El 60% de las mujeres están vivas a los cinco años de desarrollar este cáncer, pero sólo un tercio de ellas no tiene la enfermedad.

Estos datos y los detalles del Estudio Mimosa los ofrecieron ayer los oncólogos José Andrés Moreno Nogueira y Lorenzo Alonso, de los hospitales Virgen del Rocío de Sevilla y Virgen de la Victoria de Málaga, respectivamente, e Isabel Paredes, del grupo Menari, encargado de la investigación. El Reina Sofía de Córdoba, Virgen de las Nieves en Granada, Juan Ramón Jiménez en Huelva y el compejo hospitalario de Jaén son los otros centros andaluces donde se experimenta el fármaco. En total se ha reclutado a una veintena de mujeres, seis de ellas en Sevilla.

La nueva vacuna, que se está probando en países de todo el mundo, trata de estimular al sistema inmunitario para que produzca anticuerpos contra el tumor de ovarios. El tratamiento es "fácil y llevadero", explicaron los especialistas. Después de acabar con la quimioterapia se administra la inyección, por vía subcutánea -como la de la insulina-, una dosis cada quince días durante el primer mes y luego una dosis mensual durante un año y medio.

Sin efectos adversos. Los profesionales aseguraron que se trata de un producto "muy bien tolerado" que no está produciendo "efectos adversos preocupantes". El Abagovomab, como se llama la vacuna, ha sido reconocido como un fármaco huérfano porque está indicado para una enfermedad grave, de baja incidencia y sin alternativa terapéutica. Estos hospitales ofrecen el tratamiento a todas las mujeres que se encuentran en situación de recibirlo, sin necesidad de que ellas lo soliciten.

La experiencia comenzó hace año y medio y se espera que a finales de 2010 se logren ya resultados fiables. El estudio se prolongará hasta 2015 para evaluar la supervivencia global de las pacientes. Los oncólogos ven el proyecto como una "puerta de esperanza" para muchas mujeres.

  • 1