domingo, 16 diciembre 2018
10:03
, última actualización
Local

Sevilla acoge a uno de cada cuatro inmigrantes chinos en Andalucía

Suponen el 5% del total de extranjeros que viven en la provincia, una proporción que duplica la media andaluza y española.

el 05 may 2012 / 19:01 h.

TAGS:

Dos mujeres de origen asiático compran fruta en el mercado de la Encarnación.
Frente al descenso generalizado de la inmigración -aunque en Andalucía el año pasado todavía hubo un aumento frente a la tendencia del resto del país-, la población china sigue apostando por buscar nuevas oportunidades fuera de su país y aunque en España sus destinos preferidos son Madrid y Cataluña, su distribución territorial en Andalucía es muy distinta a la del resto de inmigrantes que se asientan en la comunidad. Sevilla solo concentra el 10% del total de extranjeros residentes en la región, excluidos los chinos, muy por detrás del 38,9% que aporta Málaga y del 21,61% de Almería. Pero en lo que a la inmigración china se refiere, uno de cada cuatro oriundos del país asiático que se asientan en Andalucía eligen Sevilla (24,85%). Solo Málaga supera esta concentración, con un 35,81%.

Según el último padrón, en la provincia de Sevilla hay 79.658 extranjeros y de ellos 4.020 son chinos, la mayoría concentrados en la capital. Sevilla tiene así más habitantes de origen chino que muchas comunidades enteras como Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra o La Rioja, pese a que algunas de ellas como Galicia, Castilla y León o Murcia triplican el número total de extranjeros de Sevilla.

El 5,05% de los inmigrantes residentes en Sevilla son chinos, una proporción que duplica la media andaluza (2,22%) y la nacional (2,91%). En ninguna provincia de Andalucía es tan representativa la comunidad china en el conjunto de la población extranjera. Aunque Málaga es la única que supera a Sevilla en números absolutos de inmigrantes chinos -5.794-, éstos representan solo el 2,04% de los extranjeros asentados en una provincia con una gran población comunitaria. En la segunda provincia andaluza con más población inmigrante tras Málaga, Almería, los chinos apenas representan el 0,64% del total de extranjeros.

Perfil. Pero incluso en Madrid, comunidad uniprovincial que acoge al 26,74% del total de ciudadanos chinos asentados en España (solo Cataluña concentra más), éstos representan el 4,19% del conjunto de inmigrantes empadronados en Madrid. Tampoco en Cataluña la proporción de chinos respecto al total de extranjeros (4%) es tan representativa como en Sevilla.

La inmigración china tiene sus peculiaridades. Mientras que entre los inmigrantes procedentes de otras nacionalidades residentes en Sevilla hay más mujeres (51,75%) que hombres (48,25%), la proporción por sexos entre los chinos se invierte (51,59% hombres y 48,41% mujeres). La distribución por sexos en el fenómeno migratorio varía mucho en cada territorio según el sector de actividad en el que se emplean los inmigrantes. Así, en provincias como Almería, donde los inmigrantes trabajan sobre todo en el campo y con una alta proporción de magrebíes y subsaharianos, la población inmigrante es mayoritariamente masculina. En Sevilla, en cambio, el sector servicios es el principal nicho laboral para los inmigrantes y la provincia recibe sobre todo a mujeres sudamericanas que trabajan en el servicio doméstico y el cuidado de mayores y niños.

Los chinos no se emplean ni en uno ni en otro sector. El 43% está afiliado al régimen de autónomos. Entre el resto de extranjeros, solo el 11% son autónomos. Con todo, la mayoría (55,5%) está dado de alta en el Régimen General de la Seguridad Social. Su adscripción al régimen agrario y al de empleadas de hogar -ahora en extinción- es residual (0,11% y 1,13% respectivamente). Estas cifras corresponden a los inmigrantes chinos residentes en Andalucía, pero la radiografía se repite en todo el país.

muy jóvenes. Otra peculiaridad de la población china asentada en la comunidad es que su pirámide demográfica presenta también un aspecto muy diferente a la del resto de inmigrantes. La mitad de los chinos residentes en Andalucía tiene menos de 30 años, cuando este grupo de edad solo representa el 37% entre el resto de extranjeros, y el 11% tiene entre 0 y 4 años, cuando los niños pequeños solo suponen el 4,6% de la población extranjera del resto de nacionalidades.

La china es, por tanto, una población mucho más joven que la procedente de otros países. De hecho, solo un 7% de los chinos en la comunidad tiene más de 50 años mientras que entre el resto de extranjeros este colectivo representa el 23%, sobre todo por la presencia de comunitarios en la Costa del Sol.

El elevado porcentaje de niños muy pequeños indica también que la inmigración china se realiza en familia desde el inicio, frente a otros inmigrantes que suelen optar por venir primero uno de los miembros (generalmente el hombre en el caso de los magrebíes y subsaharianos y las mujeres en el caso de los sudamericanos y europeos del Este) y después intentar la reagrupación familiar cuando ya llevan un tiempo en el país y cuentan con medios de vida.
La población china en Andalucía se ha multiplicado más del 500% en la última década. Si el año pasado la inmigración general creció un 3,5% (en España bajó un 0,09%), la china subió un 11,45% (en España un 5,62%).

  • 1